Margarita del Cid: «Trabajo para ser la alcaldesa de todos, también de quienes me han atacado»

Del Cid, el pasado viernes en la sede del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento. /SUR
Del Cid, el pasado viernes en la sede del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento. / SUR

La presidenta de la Mancomunidad y candidata del PP en Torremolinos vaticina que su partido mejorará los resultados de 2015 y se muestra dispuesta «a dar un golpe de timón»

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Pese al rechazo frontal del exalcalde Pedro Fernández Montes y su círculo de confianza, que hasta el último momento han tratado de evitar su candidatura, Margarita del Cid ha sido nombrada cabeza de lista del PP en Torremolinos para las próximas elecciones municipales. Con el apoyo de la dirección provincial, Del Cid encara ahora el rearme de su partido a nivel local tras una de las crisis internas más virulentas que los populares han protagonizado en Andalucía.

Por fin candidata. Le ha costado...

–Todo a su tiempo, como el resto de candidatos. Ha ocurrido cuando tenía que ocurrir y de la forma que tenía que ocurrir, por los órganos del partido competentes para hacerlo.

Con la que está cayendo en su partido, no sé si darle la enhorabuena.

–Yo sé que me da la enhorabuena.

¿Su candidatura supone el fin de una etapa en el PP de Torremolinos?

–Lo que supone es que Torremolinos comienza a recuperar su futuro. No lo veo como el final de nada, sino como el principio de un proyecto con muchas personas que piensan que ahora mismo estamos en un municipio sin rumbo y que hay potencial en mí y en el resto del equipo para dar un golpe de timón.

¿Optará por el continuismo?

–He sido, soy y seré respetuosa con todos los miembros de mi partido y creo que lo he demostrado con creces, pero las personas que crean en el proyecto que el partido me ha confiado serán las que estén a mi lado.

¿Esperaba recibir más ataques de dentro de su partido que de fuera?

–De mi propio partido no he recibido ataques, sino de personas que evidentemente tenían otras expectativas. Trabajo para ser la alcaldesa de todos, también de esas personas.

¿Cómo es su relación actual con Fernández Montes?

–Mi relación con Pedro Fernández Montes siempre ha sido buena. Yo la tacharía actualmente como correcta. Siempre le he mostrado respeto.

¿Sería posible un matrimonio de conveniencia, entonces?

–(Piensa unos segundos). Yo creo que los matrimonios tienen que ser de amor, no de conveniencia.

¿Tiene ya las llaves de la sede del PP en Torremolinos?

–Tengo las llaves, sí.

«¿Un matrimonio de conveniencia con Fernández Montes? Creo que los matrimonios tienen que ser de amor»

¿Y los concejales siguen teniendo acondicionado el trastero que les habilitó Fernández Montes o ya les ha buscado un sitio mejor?

–Cuando entran en la sede del PP, los concejales entran en su casa.

¿Aunque no sean bien recibidos?

–Los afiliados les tratan con cariño y ellos devuelven ese cariño.

¿Está satisfecha con el trabajo del grupo municipal?

–Soy muy crítica conmigo misma y también con los demás. Estoy contenta por el grupo humano que formamos, pero siempre demando más, tanto a mí misma como a ellos. Lo importante es que quieren contribuir al máximo y también se demandan más. Eso es un logro como equipo.

Hace dos años le pregunté qué nota le pondría al alcalde y respondió que un cinco. ¿Y ahora?

–Creo que rebajaría la nota...

¿Mucho?

–Pues creo que hasta un tres, y siendo generosa. Torremolinos está profundamente paralizado. No sé qué han traído de bueno este cuatripartito y este equipo de gobierno socialista. Siento pena por ver que estamos perdiendo oportunidades en comparación con otros municipios de la Costa del Sol. No se están afrontando retos ni hay visión de futuro. La actualidad municipal son muchas noticias sin contenido que luego no se plasman en nada y que desde luego no mejoran la vida de la gente.

Habla de un cuatripartito, pero sabe que el PSOE gobierna en minoría.

–Sé que no tienen un acuerdo de gobierno, pero de alguna forma hay un hilo invisible. La acción de gobierno es responsabilidad del PSOE, pero en las decisiones trascendentales ha tenido el respaldo de los grupos que lo apoyaron en la investidura, y me remito a la más cercana: el presupuesto de 2017, que como sabe fue el primer presupuesto aprobado esta legislatura.

El primero y el único...

–¿Es un vaticinio? No sé cuántas modificaciones ha tenido el presupuesto desde que fue aprobado en junio, creo que veinte. Conocían los gastos e ingresos de los primeros seis meses del año y aun así se equivocaron de forma desproporcionada. En las alegaciones que presentamos advertíamos de que no había dinero suficiente para pagar las nóminas de las empresas públicas, como luego ocurrió.

«Torremolinos está paralizado. No sé qué ha traído de bueno este cuatripartito»

El PP ha denunciado al PSOE y el PSOE ha denunciado al PP. ¿La campaña va a librarse en los juzgados?

–Espero que no. Los torremolinenses no se lo merecen. Confío en que confrontemos ideas, proyectos de ciudad y modelos de gestión, y que podamos hacer un balance de lo que ha supuesto esta legislatura, con sus aciertos, si los hay, y sus fallos.

En esa confrontación suele tener siempre en frente a la primera teniente de alcalde, Maribel Tocón, y no al alcalde. ¿A qué lo achaca?

–Yo intento que todos los concejales del PP intervengan en el pleno, porque me parece algo sano...

No lo hacían antes.

–No, pero cada uno es como es. Yo creo que es positivo que intervengan para que los torremolinenses vean que trabajan y que son capaces de defender ese trabajo. Le decía que Maribel Tocón suele molestarse porque intervienen muchos concejales del PP. Siempre le digo que tengo la suerte de estar rodeada de personas que pueden hacerlo. Tengo nueve compañeros que son capaces de defender las ideas del PP. No nos queda más remedio que dirigirnos a la señora Tocón por la cantidad de áreas que gestiona. El otro día me decía un compañero que llevar Urbanismo y Hacienda es imposible en un municipio pequeño. Imagine en Torremolinos, sobre todo con otras catorce áreas.

Antes le ha puesto nota al alcalde. Y usted, ¿qué nota se pondría como líder de la oposición?

–Prefiero que lo hagan los torremolinenses. Es difícil ser objetiva a la hora de valorarse. A lo mejor le hago la contrapregunta para saber qué nota me pondría usted.

Se lo dejamos a los torremolinenses, entonces. ¿Qué áreas de gobierno cree que cojean más?

–Llevamos mucho tiempo denunciando una negligente falta de mantenimiento de los servicios públicos. La sensación que tenemos es que en el Ayuntamiento no hay nadie ocupándose de esto. El equipo de gobierno no está, es imposible ver a los concejales por aquí. No reciben a la gente. Solo los vemos en prensa, cuando tienen que hacerse una foto.

«Es imposible ver a los concejales del PSOE en el Ayuntamiento. No reciben a nadie»

Hablando de estar y no estar, ¿es compatible presidir la Mancomunidad con rearmar un partido, preparar la campaña y ser candidata?

–Trabajo muchas horas al día. Intento no relajarme. De momento lo compatibilizo todo. Cuando llegué a la Mancomunidad le hacía falta un giro, viabilidad económica y estabilidad. Todo eso se ha conseguido. La semana pasada presentamos un remanente de 19 millones que pretendo gastar en inversiones. La administración está saneada. Sé que tengo que centrar muchos esfuerzos en mi candidatura, pero tengo la suerte de creer en el trabajo en equipo. Soy una más de las que rema, ni la única ni la más importante.

¿Descarta entonces dar el relevo en la Mancomunidad o no?

–Ahora mismo ni siquiera se ha planteado, pero mi prioridad absoluta es Torremolinos y los torremolinenses.

Si fuese elegida alcaldesa, ¿cuál sería la primera medida que tomaría?

–Considero prioritario pedir recursos para Torremolinos en materia de educación y sanidad. Soy una persona muy reivindicativa. Ser alcaldesa de mi pueblo sería el mayor orgullo que podría tener y creo que lo primero que haría sería reivindicar el municipio ante cualquier administración.

¿También ante su propio partido?

–Entiendo que ya ha pasado ese tiempo de reclamar a la Junta pero ser incapaz de reclamar al Gobierno central o a la Diputación. Creo que perdería la credibilidad si no lo hiciera y que no sería la alcaldesa de todos. Ser reivindicativo no es ser desleal. Me gustaría saber dónde estaba el alcalde cuando tantas veces nos hemos concentrado delante del Hospital Marítimo o hemos pedido mejoras en el ambulatorio de San Miguel, el centro de salud de La Carihuela o los juzgados. Hay que ser el alcalde de todos.

Ahora son diez concejales. Vaticine cuántos ediles tendrá el PP dentro de un año y medio.

–Estoy segura de que vamos a ser más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos