Más de 70 locales participarán en la tercera edición de las jornadas Fish and Fresh

A

gómez. Más de 70 chiringuitos, bares y restaurantes de Torremolinos participarán del 6 al 8 de junio en unas jornadas con el 'pescaíto' frito, el «icono de la gastronomía local», como protagonista. Durante tres días de 'Fish and fresh', la versión tuneada del tradicional Día del Pescaíto, los establecimientos adheridos ofrecerán al precio de seis euros la ración, acompañadas de un quinto o caña de cerveza a un euro adicional, cinco de las especialidades más populares: boquerones fritos, alamares fritos, rosada con alioli, espeto de sardinas y chanquetes (pez plata).

Organizado por el Ayuntamiento de Torremolinos, en colaboración con la Asociación de Comerciantes y Empresarios de Torremolinos (ACET), la Agrupación de Interés Económico Playas de la Costa del Sol y San Miguel, el 'Fish & Fresh' cumple este año su tercera edición. El evento pretende «poner en valor la profesionalidad, calidad y singularidad de los establecimientos de restauración de Torremolinos, uno de los atractivos turísticos del destino», según explican desde el Consistorio. Por primera vez, las jornadas se amplían a la zona de El Pinillo, con la participación de la cafetería El Lugar. En el barrio de El Calvario serán siete los establecimientos con el cartel de las jornadas 'Fish & Fresh'.

Simbolismo

En el centro urbano de Torremolinos la promoción gastronómica estará activa en 12 locales. El barrio de La Carihuela será uno de los puntos de referencia de las jornadas por su simbolismo y por el amplio número de establecimientos donde degustar las raciones de pescaíto en promoción, con un total de 28 puntos, tanto en su zona más occidental como en pleno corazón de la barriada. En la zona más oriental de la costa de Torremolinos comprendida desde el barrio de El Bajondillo y hasta Los Álamos, la oferta de estas jornadas promocionales estará disponible en 23 establecimientos, a los que hay que sumar otros en distintos lugares de la localidad.

La temporada ha comenzado algo más tarde de lo esperado en Torremolinos por los efectos de los últimos temporales de levante y las lluvias, que requirieron trabajos en playas como La Carihuela, especialmente dañada, hasta hace escasas semanas. En este sentido, los empresarios de playas recuerdan que el sector reclama la instalación de espigones para hacer frente a estos temporales y evitar los destrozos de años anteriores y mayor dotación presupuestaria para casos de urgencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos