La Junta da luz verde al PGOU pero queda en el aire la construcción del parque comercial

Ortiz y Tocón, ayer durante la presentación del PGOU aprobado parcialmente tras cinco intentos fallidos en diez años./A. G.
Ortiz y Tocón, ayer durante la presentación del PGOU aprobado parcialmente tras cinco intentos fallidos en diez años. / A. G.

La aprobación parcial, a la espera de que Fomento acepte los nuevos accesos por carretera, pone fin a más de una década de bloqueo urbanístico

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

La Junta de Andalucía ha aprobado parcialmente el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Torremolinos, aunque su proyecto estrella, el parque comercial y de ocio que la promotora británica Intu prevé construir al norte del Palacio de Congresos, queda en el aire a la espera del informe favorable de Carreteras. El Ayuntamiento remitió en octubre tres posibles soluciones para absorber el aumento de tráfico que generará el complejo. El Ministerio de Fomento estudia estas respuestas, que pasan por desdoblar los accesos existentes y crear un nuevo acceso desde el nudo de la AP-7, según detallaron ayer los técnicos de Urbanismo.

Intu ya ha anunciado su intención de destinar una partida presupuestaria para reformar la entrada a Torremolinos, como hizo en Zaragoza cuando construyó Puerto Venecia. La empresa británica financió en la capital aragonesa una amplia glorieta que conecta el complejo comercial con el cuarto cinturón de la ciudad. Desde el Ayuntamiento de Torremolinos confirman que las obras de mejora de los accesos tendrán que ser costeadas por las promotoras encargadas de los nuevos proyectos comerciales planteados en la zona norte del municipio, cuya construcción queda paralizada hasta que Fomento dé su visto bueno al informe de Carreteras, que también deberá pasar por la Junta, un trámite que podría estar resuelto, según fuentes municipales, «en cuestión de semanas». El consejero delegado de Intu, Salvador Arenere, manifestó ayer a este periódico estar «convencido» de que el informe positivo de Fomento llegará pronto: «Por lo que sabemos, todo va bien encaminado. El Ayuntamiento ha hecho un trabajo extraordinario y lo importante es que el PGOU está aprobado. Es fundamental tener buenos accesos para un proyecto como el nuestro y las propuestas de los técnicos dan respuesta a esa necesidad, así que estamos muy contentos».

La aprobación parcial del PGOU pone fin a más de diez años de batalla administrativa y supone el desbloqueo urbanístico de la mayor parte de la localidad costera, donde se construirán más de 6.000 viviendas. Pese a los nuevos usos residenciales, desde el Consistorio aseguran que Torremolinos mantiene un ratio de áreas libres de 18,12 metros cuadrados por habitantes, superior al ratio exigido por ley (cinco metros cuadrados) y a la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (diez metros cuadrados). El plan general también contempla la construcción de un parque periurbano con carriles bici y senderos en la sierra y permitirá el desarrollo de varias zonas del municipio.

El complejo de Intu depende ahora del visto bueno de Fomento a los nuevos accesos

El alcalde, José Ortiz (PSOE), incide en que la aprobación parcial «aporta seguridad jurídica a los inversores y pone fin al modelo de un Torremolinos aislado», en referencia a la antigüedad del plan vigente, que data de 1996. La concejala de Urbanismo, Maribel Tocón, confía en que el informe de Carreteras sea aprobado «en un plazo breve», aunque destaca que «lo más importante es que la entrada a Torremolinos no se colapse» con el aumento del tráfico que conllevará la construcción del parque comercial y de ocio de Intu. Durante su tramitación en la última década, el PGOU había sido tumbado por la Junta de Andalucía hasta en cinco ocasiones, todas ellas por incumplir la normativa en materia medioambiental y de aguas. Tocón señala que esas trabas «han sido superadas esta legislatura, algo que ha permitido la aprobación parcial del plan, un punto al que nunca había llegado este Ayuntamiento».

A falta del informe de Carreteras, también se queda en el aire el proyecto de urbanización de la Cañada de los Cardos, que Intu se había comprometido a financiar con 300.000 euros. Se trata de una de las reivindicaciones históricas de los vecinos de la zona, que carecen de saneamiento y acerado, obligados a utilizar pozos ciegos o fosas sépticas pese a que Ortiz se comprometió a solucionar el problema en campaña electoral. Desde el Ayuntamiento insisten en que Fomento podría dar luz verde «de forma inminente» a las soluciones planteadas hace dos meses por los técnicos de Urbanismo y aclaran que, en caso de que no sea así, las reclamaciones de los vecinos de la Cañada de los Cardos podrían ser atendidas «con el superávit de este año».

El alcalde afirma que la aprobación del PGOU «era el momento que muchos inversores estaban esperando para apostar por Torremolinos», hasta ahora sin un plan que cumpliese con la normativa. El documento promueve «una ciudad más sostenible, poniendo en valor el patrimonio natural, la ampliación de la red de carriles bici y la instalación de diversos ascensores para salvar los desniveles del municipio». El PGOU fue aprobado inicialmente por unanimidad del pleno, a excepción del concejal de IU, en febrero del año pasado. Con su visto bueno, pese a la falta del informe de Carreteras, la Junta pone fin a más de una década de bloqueo urbanístico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos