Un joven de Fuengirola se clasifica para la fase nacional de la Olimpiada de Química

Javier de San Sebastián. /SUR
Javier de San Sebastián. / SUR

Javier de San Sebastián López, de 17 años, estudia segundo de Bachillerato en el IESRamón y Cajal

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Javier de San Sebastián López, un joven que estudia segundo de Bachillerato en el IES Ramón y Cajal de Fuengirola, representará a Málaga en la Olimpiada de Química que se celebra este fin de semana en Salamanca. Preparando ya la maleta para esta importante cita, reconoce que es una responsabilidad participar en esta competición y que se esforzará por dejar a Málaga y a su instituto en la mejor posición posible. Por su parte, está trabajando, estudiando y preparándose con su profesora, Dolores Sánchez, quien le acompaña a Salamanca.

El pasado 6 de abril fueron los exámenes de la fase provincial, a los que se presentaron casi 70 estudiantes. Durante dos horas tuvieron que responder a un cuestionario tipo test para después resolver dos problemas. Para Javier fue una gran alegría resultar ganador en la fase provincial; había hecho un buen examen, pero aún así dependía del nivel del resto de compañeros. Pero no solo se le da bien la Química: también participó en la olimpiada de Biología, y en este caso ha quedado cuarto a nivel andaluz.

Javier se está preparando a conciencia para esta competición nacional. La prueba tendrá la misma mecánica que la fase provincial, con preguntas teóricas y resolución de problemas. «Tengo más de 2.000 páginas de ejercicios», de olimpiadas pasadas, señala, y los está repasando y practicando con su profesora, a quien considera «partícipe de este éxito» ya que «siempre está dispuesta a ayudarme y a resolver las dudas».

La competición llega en un momento de mucho trabajo para los estudiantes de segundo de Bachillerato: este mes terminan el curso y se tienen que preparar para la selectividad. En su caso, lo que está estudiando para la olimpiada le ayudará para la selectividad. «Son temas que ya llevaré preparados», señala. En la universidad aún no tiene claro qué estudiar, y duda entre sus dos grandes pasiones, Bioquímica y Biología. Entiende que «en la química está el origen de la vida», y por esto se siente tan motivado en su estudio, desde las moléculas más sencillas, a la genética o los grandes ecosistemas naturales.

Pero además, Javier es un apasionado de la música. Está terminado el grado profesional en el conservatorio de su ciudad, en la especialidad de flauta y composición. El próximo curso quisiera compaginar los estudios universitarios con la música, en este caso en el Conservatorio Superior. Es consciente de que será difícil sacar adelante las dos carreras, pero Javier es un joven a quien no le asustan los grandes retos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos