Los jardineros municipales convocan una huelga por su traslado a otras localidades

Los jardineros municipales, durante otra concentración convocada este año. :: a. g.

Siete de los trabajadores adscritos a Benalmádena trabajan en Málaga, una medida que la empresa achaca a los recortes por parte del Ayuntamiento

ALBERTO GÓMEZ

Los trabajadores de los parques y jardines de Benalmádena iniciarán una huelga de carácter indefinido en agosto como medida de protesta ante los «reiterados incumplimientos» de la adjudicataria del servicio, Fomento de Construcciones y Contratas (FCC). La convocatoria, prevista el primer día del próximo mes, será secundada por toda la plantilla, compuesta por 63 empleados. Se trata de un nuevo capítulo del largo conflicto laboral que mantienen ambas partes desde que la empresa se hiciese con el servicio en febrero del año pasado, tras ganar el concurso público convocado por el Ayuntamiento. Comisiones Obreras acusa a FCC de ignorar «de forma sistemática» los acuerdos alcanzados con los trabajadores y la legislación en materia de salud laboral. El traslado de parte de la plantilla a otros municipios como Málaga capital, un asunto que también colea desde hace meses, ha sido el detonante del anuncio de huelga.

Siete trabajadores adscritos al servicio de Benalmádena, y cuyos sueldos deberían pagarse mediante la partida presupuestaria aprobada por el Ayuntamiento, trabajan de forma continua en Málaga capital, según el comité de empresa. Los representantes de los empleados aseguran que esta situación «ha provocado un grave clima de conflictividad en el centro de trabajo» y supone un incumplimiento del pliego de condiciones del servicio. Los jardineros denuncian que los traslados a otras localidades de la provincia son «continuos». FCC ya trató de trasladar de forma definitiva a dos trabajadores a Cádiz, una decisión que la empresa rectificó tras las movilizaciones de la plantilla.

El comité de empresa ya ha notificado la huelga al Ayuntamiento. Desde el Gobierno local, una coalición presidida por el PSOE, sostienen que su principal objetivo «es conservar todos los puestos de trabajo» y mantener los parques y jardines municipales «en condiciones óptimas», aunque fuentes municipales desaprueban las medidas tomadas por FCC y cuestionan que la empresa esté cumpliendo con el pliego de condiciones. Desde la adjudicataria, sin embargo, achacan estas decisiones al recorte de más de un millón de euros aplicado por el Consistorio en la partida destinada a parques y jardines. Esta reducción presupuestaria ha conllevado la supresión de actuaciones en las zonas verdes de la localidad y la disminución de la frecuencia de las labores de poda y limpieza, según consta en documentación interna a la que tuvo acceso este periódico.

Recorte presupuestario

Los recortes impuestos por el Ayuntamiento y las medidas tomadas por FCC han provocado el progresivo deterioro de las zonas verdes de Benalmádena. El caso llegó hasta la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Málaga, que emitió una resolución que recordaba que los trabajadores pueden «presentar una demanda ante el Juzgado de lo Social por movilidad geográfica y modificaciones sustanciales o, si no se dan los supuestos para ello, por acciones derivadas del contrato de trabajo».

El pliego ya afectó el año pasado a diez trabajadores, que no pudieron ser subrogados. Tras conocer la noticia, la plantilla inició una batería de protestas a las que FCC respondió con el despido de 19 empleados, una decisión tachada de «represalia» por parte de Comisiones Obreras y rectificada días después por la empresa. El concejal de Parques y Jardines, Joaquín Villazón, ha llegado a admitir que las zonas verdes de Benalmádena «no están como deberían».

Fotos

Vídeos