Una intervención policial conjunta permite incautar mil kilos de objetos para venta ilegal

A. GÓMEZ.

::Una intervención conjunta contra la venta ambulante ilegal de las policías locales de Benalmádena y Torremolinos, en colaboración con el Cuerpo Nacional de Policía, ha culminado esta semana con la incautación de mil kilos de productos de origen irregular destinados a la venta ilegal en la vía pública. La actuación tuvo lugar en el paseo marítimo a la altura del arroyo el Saltillo, límite geográfico de ambos términos municipales y enclave donde llegan a concentrarse hasta setenta personas que ejercen la venta ambulante supuestamente ilegal.

Fuentes policiales explican que los vendedores ambulantes tienden a juntarse para protegerse de posibles identificaciones y facilitar su huida. En el dispositivo de la intervención participaron sesenta agentes, y mientras los efectivos de las policías locales se ocupaban de sancionar la venta ambulante ilegal y la ocupación irregular de la vía pública, los policías nacionales controlaban las posibles sanciones por extranjería y estancias ilegales.

Se trata de la mayor incautación puntual realizada por la Policía Local de ambas localidades, con cerca de 3.000 objetos requisados, entre relojes (155), gafas (200), 'spinners' (14), juguetes (27), gorras (80), zapatos (865 pares), bolsos (46) y monederos (182). Todos los objetos fueron hallados abandonados en la vía pública, e incluso algunos fueron arrojados al mar en el momento de la llegada de los agentes. Por este motivo, no se han podido vincular los objetos requisados a los presuntos vendedores, y la Policía Nacional procedió a una sola detención por extranjería.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos