La instalación de un punto limpio pone en pie de guerra a tres grandes urbanizaciones de Benalmádena

Más de 5.000 personas residen en los alrededores de la zona elegida para construir el punto limpio. /Alberto Gómez
Más de 5.000 personas residen en los alrededores de la zona elegida para construir el punto limpio. / Alberto Gómez

Los vecinos solicitan que el depósito de residuos sea trasladado «a una zona no residencial» y advierten de que llevarán el asunto hasta los juzgados

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

La instalación del esperado primer punto limpio de Benalmádena, que ha comenzado a construirse en los alrededores de la Finca Doña María, entre el Hospital Xanit y la playa de Torrequebrada, mantiene en pie de guerra a las tres urbanizaciones colindantes. Los vecinos advierten de que la cercanía de este centro de residuos aumentará el riesgo de incendios por la cantidad de material inflamable que acumulará, además de devaluar el terreno, y solicitan al Ayuntamiento que proponga una ubicación alternativa a la Junta de Andalucía, responsable del proyecto, en una zona no residencial.

Con una inversión de 319.409 euros por parte de la Administración autonómica, este punto limpio servirá como principal depósito de residuos del municipio. Hasta allí se trasladarán escombros, electrodomésticos, desbrozos de podas y talas, vidrio, papel, cartón, metales, envases, aceites o maderas, entre otros residuos. «No es normal que construyan un centro así en una zona donde viven más de 5.000 personas», lamenta Carlos García, uno de los vecinos afectados. Los residentes de las urbanizaciones Finca Doña María, Arenal y Cortijo de Mena están convencidos de que el punto limpio alterará sus vidas: «Lo habitual es que estos espacios se construyan en los polígonos o en las afueras de los municipios, no en plena zona urbana».

Antonio Ripoll, representante de unos cien apartamentos, alerta sobre la cercanía del Colegio Maravillas: «Han actuado con nocturnidad y alevosía, porque han empezado a construirlo cuando ha acabado el curso, pero saben que por esta zona circulan a diario cientos de vehículos». Al norte, la avenida donde se ubicará el punto entronca con los hospitales Xanit y de Alta Resolución, el Colegio Novaschool y un instituto. «Se forman retenciones en hora punta y cualquier incidente, hasta una colilla, podría provocar un incendio que los residuos almacenados propagarían enseguida. Es un peligro», detalla otra de las representantes vecinales, que prefiere no revelar su nombre.

Informe medioambiental

Desde el Ayuntamiento alegan que se trata de una de las zonas «menos pobladas» de la localidad y aseguran que el proyecto cuenta «con todos los parabienes de la Junta y con un informe positivo sobre su impacto medioambiental», por lo que no se plantean cambiar su ubicación. Representantes de las tres urbanizaciones solicitarán hoy una reunión con el alcalde, Víctor Navas, y preparan una recogida de firmas y una manifestación frente al edificio consistorial, además del traslado «inmediato» del asunto a los juzgados en caso de que las obras no se paralicen.

Desde el Ayuntamiento aseguran que el proyecto «tiene todas las garantías» e informes necesarios

La cercanía de una gran zona verde, donde se había proyectado la construcción del parque Al Baytar, ha provocado que los vecinos hayan comenzado a buscar apoyos entre las asociaciones ecologistas locales. También han solicitado el posicionamiento de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos) por la condición de «enclave turístico» de la zona. «Algunos de los apartamentos de estas urbanizaciones pagan los recibos de IBI más altos del municipio, y la respuesta del Ayuntamiento es colocar un vertedero con puertas verdes», denuncian.

Varios tramos de la avenida de Cibeles, donde se está construyendo el punto limpio, carecen de acerado e iluminación y están repletos de irregularidades en la carretera: «No somos urbanizaciones ‘quejicas’, nunca hemos protestado por el estado de la zona, pero esto es demasiado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos