El Hotel Ritual de Torremolinos, primera empresa que contratará a transexuales por convenio

La ATA y la cadena Ritual Hoteles firmaron ayer en Torremolinos un convenio pionero. :: a. g./
La ATA y la cadena Ritual Hoteles firmaron ayer en Torremolinos un convenio pionero. :: a. g.

La cadena firma un acuerdo para frenar la exclusión de un colectivo sin acceso al mercado laboral en más del 70% de los casos

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

La firma de un convenio con la Asociación de Transexuales de Andalucía (ATA) Sylvia Rivera convierte a la cadena Ritual Hoteles, con un establecimiento en Torremolinos, en la primera empresa española que garantiza la formación y contratación de transexuales. Con este acuerdo, la compañía oficializa una política de empleo que desarrolla en la práctica desde hace años; en el Hotel Ritual ya han trabajado cuatro transexuales, de las que actualmente hay una en plantilla. La presidenta de ATA, Mar Cambrollé, anunció ayer que ofrecerá la posibilidad de rubricar este convenio a otras cadenas hoteleras y empresas andaluzas «para dar visibilidad a este colectivo tan denostado en el mercado laboral».

Un informe elaborado por la Universidad de Málaga en 2010 reveló que más del 70 por ciento de las personas transexuales carecen de oportunidades para acceder a un empleo, una situación que se recrudece entre las menos jóvenes. «Históricamente solo han tenido la prostitución y el espectáculo como únicas salidas laborales», lamenta Cambrollé, que califica de «apartheid» el trato que el colectivo ha recibido en España: «Solo hace falta ir a cualquier gran almacén. ¿Cuántos transexuales hay trabajando? Necesitamos que las empresas destierren sus prejuicios para abrir las puertas del mercado laboral». Para conseguirlo, la ATA ha vuelto a solicitar a la Junta de Andalucía que ponga en marcha la Ley Integral de Transexualidad aprobada por unanimidad en el Parlamento autonómico en 2014 y que contempla incentivos fiscales para promover que las empresas andaluzas contraten a transexuales.

También el Ayuntamiento de Torremolinos ultima, en el marco de su Plan de Igualdad, garantizar la inclusión de transexuales, además de otros colectivos en riesgo de exclusión social, en los futuros planes de empleo del municipio. En la localidad malagueña, sin embargo, el acceso a un puesto de trabajo resulta mucho más sencillo que en otras ciudades por su histórica condición como destino de lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales (LGTBI). El empresario Antonio Domínguez, fundador de la Asociación de Comerciantes Gays de Torremolinos (Acogat), recuerda que en su local Edén Beach «tenemos trabajando a transexuales desde hace cinco años», una contratación que considera «necesaria» para visibilizar y normalizar al colectivo: «Aún reciben demasiados portazos en las narices únicamente por ser transexuales, y hay que acabar de una vez con ese estigma».

Izado de la bandera LGTBI

El Hotel Ritual, situado entre la playa del Bajondillo y la histórica plaza de La Nogalera, fue inaugurado el pasado verano con el izado de la bandera arcoíris, un acto que simboliza su apertura de miras. «Nunca hemos tenido ningún reparo. La defensa del colectivo LGTBI es una causa social pero también debería ser una causa empresarial», explica su director, David Taboas, a quien el coordinador de Políticas LGTBI de la Junta de Andalucía, Francisco Javier López, felicitó ayer tras recordar, durante la firma del convenio entre Ritual y la ATA, que «no es habitual que las empresas tomen la iniciativa» para evitar la exclusión social. Con la apertura de este establecimiento, Torremolinos ha recuperado parte de la competitividad perdida en beneficio de Barcelona, Madrid, Ibiza o Benidorm después de que el Ayuntamiento negara durante lustros, bajo mandato del PP, la vinculación del municipio costasoleño con el turismo gay, una tendencia revertida tras el cambio de Gobierno local que tuvo lugar en 2015 y que propició la declaración de Torremolinos como municipio 'gay-friendly'.

La concejala de Igualdad, Aída Blanes, recuerda que Torremolinos «fue pionero en defender al colectivo LGTBI incluso en la época más represiva», en referencia a la dictadura franquista bajo la que la entonces barriada malagueña logró convertirse en un destino turístico y en un oasis de diversidad sexual que alcanzó repercusión internacional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos