Gobierno y oposición se pasan la pelota en la contratación de operadores de sala

La readmisión o no de los operadores de sala centrará el próximo pleno./SUR
La readmisión o no de los operadores de sala centrará el próximo pleno. / SUR

El PP y VpB solicitan un informe jurídico externo sobre la viabilidad de readmitir o no a los once empleados cuyo programa finalizó en noviembre

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

La posible reincorporación de los once operadores de la sala de emergencias de Benalmádena, que atendían las llamadas recibidas por los Bomberos y la Policía Local, volvió ayer a ser utilizada como arma arrojadiza entre la coalición de Gobierno presidida por el PSOE y la oposición. El Ejecutivo municipal acusa al PP y Vecinos por Benalmádena de no apoyar la moción registrada para estudiar fórmulas administrativas que permitan la contratación de estos empleados después de que en noviembre finalizara el programa temporal bajo el que desempeñaban sus funciones desde 2014. La oposición, sin embargo, denuncia que el Ayuntamiento aún no ha remitido los informes técnicos solicitados y asegura que el alcalde, Víctor Navas, «quiere derivar posibles responsabilidades civiles y penales».

Con su moción, Navas trata de involucrar a todos los grupos políticos representados en la corporación en la contratación o no de estos operadores de sala tras las críticas recibidas en las últimas semanas. La oposición considera que el alcalde intenta huir de sus labores de gobierno y pasar la pelota a los dos únicos grupos que no forman parte de la coalición, formada por los socialistas junto con Izquierda Unida, Costa del Sol Sí Puede, Alternativa por Benalmádena y los tres concejales no adscritos provenientes de Ciudadanos. Por su parte, desde el Ejecutivo municipal aseguran que el asunto está siendo tratado de forma partidista por la oposición y creen conveniente que toda la corporación se implique en la readmisión o no de los operadores.

Navas recuerda que estos empleados no han sido despedidos, como denuncia Comisiones Obreras, sino que forman parte de un plan temporal ya concluido que la ley de racionalización de la administración pública impide renovar. «El PP ha comunicado a los afectados que hay soluciones, pero cuando toca apoyar estas posibles soluciones desaparece de escena. Creo que en un tema tan sensible no debemos crear falsas expectativas», explica el alcalde. Como respuesta, el PP y Vecinos por Benalmádena presentaron también ayer una moción solicitando los informes necesarios «para conocer las posibilidades legales de contratación o no», según detalla el portavoz de Vecinos y candidato del PP a las elecciones del próximo año, Juan Antonio Lara.

El presidente del PP, Enrique Moya, aseguró en el último pleno que Navas «tiene todos los elementos necesarios» para contratar a los operadores y le instó a mostrar «valentía, justicia y voluntad política». El alcalde cuestiona ahora que los populares no hayan respaldado la moción registrada por la coalición de Gobierno: «¿Si la contratación solo era cuestión de voluntad política, por qué no la firman?». Moya alega que su grupo ha solicitado «una serie de informes que están en manos del regidor pero aún no nos ha facilitado para valorar la situación y buscar una solución inminente a este problema». Los populares, junto con Lara, también han pedido un informe jurídico externo «acerca de la viabilidad o no de la readmisión» de estos once operadores. La ausencia de operadores de sala se suma a la falta histórica de bomberos en Benalmádena, con una plantilla de únicamente 23 personas que lleva más de diez años sin ampliarse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos