De Fuengirola a mejor bartender de España

Ángel Arruñada, celebrando el título con sus compañeros.
Ángel Arruñada, celebrando el título con sus compañeros. / SUR

El malagueño Ángel Arruñada gana el título nacional y competirá en agosto con otros 60 países en el certamen mundial

MARINA MARTÍNEZ

Como si fuera ayer recuerda a su padre preparando caipiriñas y mojitos. Desde los años setenta se ha dedicado a la hostelería, desde principios de los ochenta, con negocio propio en Fuengirola. Sol y Mar para más señas. Tarde o temprano, Ángel Arruñada se veía también tras la barra. Y así es. Hoy, con 34 años, no sólo es el rey del cóctel en el establecimiento familiar, sino que se ha convertido en el mejor bartender de España. Un título que obtenía el martes por la noche en la final de la séptima edición de la World Class Competition 2017, que se celebraba en la coctelería Eleven BCN, ubicada en la terraza del NH Collection Barcelona Gran Hotel Calderón.

Más galardones para Málaga

Ángel Arruñada acaparó la atención en la final de la World Class Competition 2017. Pero el suyo no fue el único premio que viajó hasta Málaga. El certamen reconoció además con sus Coaster Awards al también fuengiroleño Speakeasy Jazz Club, como mejor carta de bar; mientras que el de mejor coctelería de restaurante se lo llevó 1870, que comanda Aitor Perurena en San Pedro de Alcántara. Los Coaster Awards son unos galardones que entrega anualmente World Class y que premian el reconocimiento al trabajo que se realiza diariamente en las mejores barras de coctelería. «Estamos contentísimos, la sala es vital para nosotros y este año mi propósito es mejorarla», advertía Perurena.

No daba crédito en el momento que escuchó su nombre. Fue cuando sus compañeros lo lanzaron a la piscina. Entonces ya empezó a ser consciente de un premio que le da pasaporte para la gran final mundial que tendrá lugar en agosto en México. Allí se medirá a los representantes de otros sesenta países por el codiciado título internacional. «No me lo creo, es una motivación enorme para seguir creciendo porque aprender no tiene techo», reconocía ayer el propio Arruñada entre llamada y llamada. No resultaba fácil hablar con él. Las felicitaciones eran constantes.

Seguía sorprendido aún por la tarde. «Había un nivel altísimo», añadía, reconociendo además el valor humano de sus nueve rivales –y ahora también amigos–. Esa es precisamente para él una de las cualidades imprescindibles de un bartender. Junto a una cuidada atención al cliente, un buen servicio, corrección y «una sonrisa siempre». Quizás ahí esté alguna de las claves por las que el jurado se decantó por Arruñada. Al menos, así lo piensa él. Considera que el bartender es un todo. No sólo un cóctel. Aunque el fuengiroleño tuvo que preparar más de uno en esta final de la World Class Competition. Y en ellos demostró sus conocimientos y sus habilidades en el arte de la coctelería y el dominio del manejo de los destilados premium de Diageo Reserve.

No fue un paseo. Para conseguir el premio tuvo que superar varios retos: presentar dos cócteles de autor, contestar a un test sobre destilados premium de World Class tras una cata a ciegas y enfrentarse a una prueba de velocidad en la que debía elaborar, al ritmo de la música, seis cócteles clásicos en sólo ocho minutos. Ángel Arruñada superó todos esos escalones con nota. Apostó por el sello andaluz y el creciente interés por los vinos de Jerez a nivel mundial. Da fe tras sus recientes viajes a Nueva York, Londres o Italia. De todo ‘bebe’ este risueño malagueño que considera fundamental la formación y que ahora ve cumplido un sueño después de que en 2015 ya probara suerte en la World Class Competition y se conformara con el título regional.

Fotos

Vídeos