El exalcalde Pedro Fernández Montes arremete ante la militancia contra la labor de los concejales del PP en Torremolinos

Imagen de archivo de Pedro Fernández Montes. /SUR
Imagen de archivo de Pedro Fernández Montes. / SUR

El político reclamó unión y llegó a poner a disposición de los afiliados las actas donde, según su criterio, queda en evidencia el naufragio de su partido en el Ayuntamiento

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Pedro Fernández Montes llevaba días preparando uno de sus incendiarios discursos para la reunión celebrada ayer ante cientos de militantes y no reculó pese a la presencia de la secretaria general del PP, Patricia Navarro; el vicesecretario de Organización, Manuel Marmolejo, y la propia Del Cid. Aunque Navarro había llamado al consenso minutos antes, Fernández Montes tomó la palabra para reivindicar lo que considera su «legado» y arremeter contra la labor del grupo municipal que encabeza Del Cid, al que acusa de ejercer una oposición blanda e incluso de haber apoyado en las sesiones plenarias más veces al PSOE de las que lo ha hecho Costa del Sol Sí Puede, el partido instrumental de Podemos. El exalcalde, que finalizó su intervención reclamando unión, llegó a poner a disposición de los afiliados las actas (por otro lado públicas) donde, según su criterio, queda en evidencia el naufragio del PP en el Ayuntamiento.

Noticia relacionada

Del Cid intervino para asegurar que daría las explicaciones que hicieran falta, aunque lo cierto es que su grupo de concejales se ha distanciado en los dos últimos años de la línea marcada por Fernández Montes y ha preferido mostrar una cara más moderada y tender puentes con otras formaciones, algo que irrita al exalcalde pese a que él mismo ha llegado a reunirse con ediles de otros partidos como Podemos. Navarro incidió ayer en la necesidad de recuperar la unión del partido en Torremolinos para ganar las elecciones en 2019 y dejó claro que Del Cid será la candidata a la Alcaldía, haya o no congreso local. Este punto es el que más rebela a Fernández Montes, que pretendía elaborar la lista electoral y colocar a una persona de su círculo más íntimo como número uno, una operación abortada ya por el PP.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos