El esperado acceso a Arroyo de la Miel arranca con un plazo de ejecución de un año y medio

La glorieta y el nuevo acceso con dos carriles descongestionarán el tráfico de la zona. /SUR
La glorieta y el nuevo acceso con dos carriles descongestionarán el tráfico de la zona. / SUR

Las obras para remodelar la entrada a Arroyo de la Miel, uno de los puntos negros de la provincia, incluirán la construcción de una glorieta y de un acceso con dos carriles

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Cada día, en hora punta, las retenciones originadas en el acceso a Arroyo de la Miel desde la A-7 obligan a cientos de conductores a invadir el arcén mientras a su izquierda el resto de vehículos circulan a velocidades propias de una autopista sin posibilidad de guardar la distancia mínima obligada por ley, una situación que dispara el riesgo de accidentes y a la que se pondrá fin con la construcción de una glorieta de grandes dimensiones, similar a la de Plaza Mayor, y de un acceso con dos carriles. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, colocó ayer la primera piedra de las obras, que tendrán un coste superior a los diez millones de euros y se prolongarán durante un plazo aproximado de dos años.

Las cifras

11,2
millones de euros costará la remodelación de la entrada a Arroyo de la Miel, consistente en la construcción una glorieta de grandes dimensiones y de un acceso independiente con dos carriles.
2,3
kilómetros es la longitud del tramo donde se realizarán las obras, entre los puntos kilométricos 222 y 223 de la AP-7.

Desde el Gobierno central aseguran que el periodo de 52 meses contemplado en el proyecto hace referencia a su financiación, recogida de forma plurianual en los Presupuestos Generales del Estado, y anuncian que, junto a Ferrovial, adjudicataria de los trabajos, están estudiando la posibilidad de reducir «al mínimo posible» el plazo de las obras. Este verano se realizarán trabajos previos con el objetivo de que las máquinas empiecen a funcionar en octubre, tras la temporada alta. El proyecto recoge siete estructuras (dos pasos inferiores, la ampliación de un paso inferior ya existente y cuatro muros) y abarca 2,3 kilómetros de la carretera que une Torremolinos y Benalmádena.

Noticias relacionadas

El temido kilómetro 222, principal entrada a Benalmádena, arrastra numerosos incidentes y se ha convertido en uno de los peores puntos negros de la provincia. De la Serna admitió ayer que la solución a este problema de tráfico se ha prolongado durante «mucho tiempo, quizá demasiado», en referencia a los reiterados retrasos sobre el calendario anunciado. Tras la firma del contrato el mes pasado con Ferrovial, el proyecto veía por fin la luz tras un largo túnel de promesas electorales, disputas políticas y reclamaciones vecinales. Al presupuesto de adjudicación hay que sumar el pago de expropiaciones y el coste de las asistencias técnicas para redactar el proyecto y controlar las obras, estimándose una inversión total de 11,2 millones de euros.

Pavimento y pantallas

Los trabajos modificarán la tipología del enlace actual sin cambiar su funcionalidad, de modo que sean posibles todos los movimientos entre Benalmádena y la A-7, mediante la construcción de la mencionada glorieta y de carriles de trenzado en el tronco de la autovía, entre el acceso en el punto 222 y las áreas de servicio ubicadas en ambos márgenes del kilómetro 223. La actuación contempla pavimento fonoabsorbente en capa de rodadura y la construcción de 876 metros de pantallas acústicas para minimizar el ruido del tráfico.

Durante la colocación de la primera piedra, una decena de personas se manifestaron en silencio, con una pancarta, para reclamar celeridad en la actuación y una solución definitiva al problema, una de las históricas demandas vecinales de Benalmádena. Tras el acto oficial, De la Serna accedió a hablar con estos vecinos, a quienes antes pidió que dejasen la pancarta en el suelo. En tono distendido, el ministro solicitó paciencia y los manifestantes trasladaron su malestar por la tardanza en el inicio de las obras y sus dudas sobre los plazos previstos y la idoneidad del proyecto para resolver el nudo existente.

Cerca de 120.000 vehículos pasan cada día en verano por este acceso, según el proyecto, una cifra que Ferrovial aumenta hasta los 145.000 y que en temporada baja disminuye hasta los 90.000 coches. De la Serna incidió ayer en que la actuación «no es compleja, técnicamente hablando», ya que en las carreteras españolas «hay miles de enlaces así», y recordó que la construcción «mejorará la calidad de vida» de turistas y residentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos