Oña encara sus 30 años de mandato con un elevado discurso político

Juanma Moreno y Elías Bendodo acompañaron a Esperanza Oña y Ana Mula en el congreso del PP. :: i. g.
Juanma Moreno y Elías Bendodo acompañaron a Esperanza Oña y Ana Mula en el congreso del PP. :: i. g.

La vicepresidenta del Parlamento andaluz es reelegida como líder local asegurando que el PP en Fuengirola es «el partido de la gente»

IVÁN GELIBTER

Seis victorias electorales después -cinco de ellas con mayoría absoluta-, y 26 años después de que se convirtiera en presidenta del PP de Fuengirola, la exalcadesa de la localidad y actual vicepresidenta del Parlamento andaluz, Esperanza Oña, volvió ayer a renovar los votos como única e indiscutible líder de su partido en la localidad costasoleña. Y lo hizo, además, con la seguridad de que nadie puede discutir que ella ha sido -y es- la artífice de que este municipio sea el principal granero de votos de los populares, o al menos en el que ganan con más diferencia de toda la provincia.

Oña, calificada por muchos como un 'animal político', pronunció un largo discurso de aceptación en el que huyó de mensajes prefabricados de partido o lugares comunes de todos los líderes del PP que están siendo elegidos en estos días. Con los presidentes provincial -Elías Bendodo- y regional -Juanma Moreno- presentes, la diputada hizo un recorrido por todas las etapas de sus mandatos: calificó como «traición» lo ocurrido en la legislatura 1991-1995, en la que una moción de censura provocó su dimisión en favor de un alcalde del PSOE; y sobre todo huyó de la falsa modestia para afirmar en varias ocasiones que era justo que ella fuera la presidenta del PP: «Algún mérito creo que tengo para merecer que me volváis a elegir», sostuvo.

Sacó a relucir las constantes victorias de la formación, y se apoyó en ellas para insistir en que el PP en Fuengirola es «el partido de la gente». «No somos como Ciudadanos, que tiene un doble rasero en Andalucía y en Madrid con Cifuentes», aseguró, sin dejar de mencionar que este partido no era el único que había provocado una bajada de votos, «porque en otros sitios que no se presentaron también perdimos», en un claro tirón de orejas a Marbella. Además, Oña también hizo referencia al principal agujero negro del PP, la corrupción, sobre la que dijo que había que pedir perdón «una y mil veces», aunque recordó que en Fuengirola no había habido «ni un solo caso en 25 años».

Mula será candidata

Este congreso también sirvió para dejar claro, después de algunos rumores en otro sentido, que Ana Mula -a la que Oña nombró en todo momento durante su discurso- volverá a ser la candidata a la Alcaldía de Fuengirola. «Y sacará aún mejores resultados, porque estoy segura de que estará al menos los mismos 24 años que estuve al frente de este Ayuntamiento», señaló.

Oña anunció, además, que en septiembre volverán las movilizaciones para pedir el hospital de Fuengirola-Mijas. El propio Juanma Moreno, cuyo discurso se basó en los tres ejes de la sanidad, la educación y el impuesto de sucesiones, prometió que una de las primeras cosas que hará será construir este centro sanitario «prometido por Chaves en 2003». Y como es habitual en Esperanza Oña, dejó para el momento final la unidad del territorio nacional. «En todos los actos que hacemos está la bandera de España, y así será siempre», sentenció.

Fotos

Vídeos