Las empresas turísticas del Puerto de Benalmádena, en pie de guerra

El Puerto ha sacado a concurso el servicio de excursiones y paseos en barco. /SUR
El Puerto ha sacado a concurso el servicio de excursiones y paseos en barco. / SUR

Una quincena de compañías denuncia «las condiciones abusivas» del Ayuntamiento para prestar el servicio de paseos en barco: «No son rentables»

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Las empresas dedicadas a las rutas turísticas marítimas en Benalmádena se han puesto en pie de guerra contra el Ayuntamiento, que ha ampliado la concesión para la gestión del Puerto Deportivo. Tras una autorización de la Agencia Pública de Puertos de Andalucía (APPA), el Consistorio ha sacado a concurso público el servicio comercial de excursiones. Las cerca de 15 sociedades que se ocupan de estas rutas han solicitado la suspensión del procedimiento al entender que las condiciones impuestas por el Puerto «son abusivas».

El pliego técnico contempla que cada empresa que opte a la adjudicación del servicio ha de presentar una oferta que refleje un pago mínimo de 50 céntimos por pasajero, una cantidad que reduciría drásticamente los actuales márgenes de beneficio. «Otros municipios como Marbella o Estepona piden 600 euros al año. En Málaga, 14 céntimos por pasajeros. No es normal que en Benalmádena exijan 50 céntimos por personas», explica Gonzalo Medina, propietario de CostaSol Cruceros.

La empresa de Medina lleva 37 años prestando el servicio de excursiones marítimas en Benalmádena y tiene más de 20 trabajadores entre patrones, comerciales y técnicos. El procedimiento iniciado por el Puerto «pone en peligro» la continuidad de estas compañías y deja en el aire decenas de empleos, según denuncian: «Hemos invertido miles de euros en promoción, hemos comprado barcos y algunos tenemos hipotecas. No es normal que ahora, en pleno arranque de la temporada alta, nos vengan con este concurso. Deberían haberlo planteado en octubre o noviembre, para que nos diera tiempo a verlo con detenimiento».

Todas las empresas que operan en el Puerto con fines comerciales y realizan paseos en barco tienen sus respectivas licencias municipales, hasta ahora libres de cargas. El nuevo concurso exige, además de la puja mínima de 50 céntimos por pasajeros, un 50 por ciento más por cada atraque. Carmen Moreno, propietaria de la empresa Yo Te Espero, coincide en que las condiciones resultan prácticamente inasumibles: «Yo compré un barco hace dos años por 70.000 euros. Pago un préstamo mensual de 610 euros y tengo cuatro empleados. A ver ahora qué hacemos». Al pliego se suma el recorte progresivo en el horario nocturno para excursiones y paseos, que ya ha mermado los beneficios de estas empresas: «Nos amenazaron con retirarnos las licencias si salíamos a partir de las 22 horas».

Decenas de empleos

José Antonio Roselló, de la empresa Cooper, que opera en Puerto Marina desde hace una década, teme que «vengan empresas grandes de fuera que ganen el concurso y dejen a decenas de familias de la zona sin trabajo» y asegura que «un empresario holandés vino hace unos meses diciendo que ya tenía la nueva licencia porque había pagado 20.000 euros». Los empresarios solicitan al Ayuntamiento que replantee las condiciones para acercarlas a otros casos como el de Marbella, con cánones de 600 euros anuales. Desde Puerto Marina, sin embargo, alegan que el procedimiento servirá para regularizar la situación «y otorgar las máximas garantías legales tanto a las embarcaciones que ofrecen servicios de excursiones como a sus clientes».

Adrián Pérez, que junto a dos socios lleva las empresas Rumiadri Pirulet Siling y Black Pearl, sostiene que las nuevas condiciones «no son rentables y nos llevarían a la ruina». Las empresas han presentado alegaciones al concurso municipal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos