Empresarios de La Carihuela crean una asociación para aunar sus reivindicaciones

Varios empresarios de la zona se reunieron la semana pasada con el alcalde de Torremolinos. /SUR
Varios empresarios de la zona se reunieron la semana pasada con el alcalde de Torremolinos. / SUR

El Ayuntamiento de Torremolinos se compromete a elaborar un plan de desarrollo en la zona y solicita margen de maniobra para invertir en limpieza y seguridad

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Los empresarios de La Carihuela, en Torremolinos, han creado una asociación para aunar sus reivindicaciones. La organización, que ya cuenta con más de medio centenar de miembros y en la que está representada la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), solicita que se agilicen las obras en la fachada litoral de esta barriada y reclaman refuerzos en materia de seguridad y limpieza, sobre todo durante los meses de verano, cuando la localidad acoge la mayor parte del casi millón de turistas que la visitan cada año. Algunos de estos empresarios se reunieron la semana pasada con el alcalde, José Ortiz, y la concejala de Urbanismo y Playas, Maribel Tocón, quienes se comprometieron a que el Ayuntamiento elaborará un plan especial de desarrollo urbanístico para desbloquear la situación, primer paso antes de trasladar las reivindicaciones relativas a la construcción a la Demarcación de Costas.

El presidente de la asociación, Miguel Sierra, asegura que desde el colectivo «pretendemos contar con todos los empresarios y propietarios de establecimientos situados desde la plaza del Remo hasta el Rincón del Sol». Por su parte, Tocón sostiene que «en su momento, con el anterior equipo de gobierno del Partido Popular, los empresarios de La Carihuela ya intentaron impulsar esta iniciativa sin éxito, pero esta vez el Ayuntamiento va a volcarse para que el proyecto llegue a buen término». Desde el Consistorio no han especificado en qué consistirá este plan especial ni qué obras pretenden realizarse.

Espigones

No es la única reivindicación que los empresarios tienen en la costa de Torremolinos. Muchos de estos propietarios reclaman desde hace años la necesidad de instalar espigones para proteger las playas, los chiringuitos y los paseos marítimos, como ocurre en otras localidades como Estepona. Estos rompeolas, por lo general construidos con bloques de roca y elementos prefabricados de hormigón, son colocados dentro del agua para reducir el oleaje y evitar los peligrosos desplazamientos de arena en caso de temporal. Como ocurre en otros municipios del litoral malagueño, las playas de Torremolinos han sufrido considerables pérdidas de arena y decenas de destrozos en sus paseos marítimos y chiringuitos por los temporales de los últimos meses, especialmente en la zona de La Carihuela.

Las deficiencias en materia de seguridad y limpieza son otras de las cuestiones planteadas cada año por los empresarios. Torremolinos ha liderado una alianza de municipios turísticos pioneros de sol y playa (Adeje, Arona, San Bartolomé de Tirajana, Benidorm, Calvià, Lloret de Mar, Salou y Torremolinos) cuyos alcaldes solicitan a las administraciones superiores la modificación del techo de gasto para realizar inversiones con el objetivo de garantizar «un futuro de éxito» en estos destinos, que suman cerca de 50 millones de pernoctaciones anuales. El mayor problema de estas localidades reside en que en temporada alta deben atender hasta al cuádruple de población censada con los servicios públicos propios de municipios que en la mayoría de casos no alcanzan los 75.000 empadronados, una situación que provoca la saturación de los operativos de seguridad o limpieza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos