La empresa no podrá licitar en Fuengirola si abandona de forma unilateral

I. GELIBTER

Una de las razones por la que la práctica totalidad de los grupos políticos dudan de que Urbaser abandone la concesión de forma unilateral radica en las posibles circunstancias legales que eso puede traer, ya que si la empresa adopta o renuncia o abandona el servicio, conllevaría las consecuencias previstas en el artículo 60 LCS, que le impediría a esta empresa contratar con la Administración pública. Tal como dicta el artículo de la Ley de Contratos del Sector Público, no podrá contratar con la administración la empresa que hubiera retirado indebidamente su proposición o candidatura en un procedimiento de adjudicación, o haber imposibilitado la adjudicación del contrato a su favor. En ese mismo supuesto están también las que hayan dejado de formalizar el contrato, que ha sido adjudicado a su favor, en los plazos previstos en el artículo 156.3 por causa imputable al adjudicatario.

En este caso, es el punto 'd' el que afecta directamente a Fuengirola. «Haber dado lugar, por causa de la que hubiesen sido declarados culpables, a la resolución firme de cualquier contrato celebrado con una entidad de las comprendidas en el artículo 3 de la presente Ley».

Sin embargo, varios expertos disienten sobre si esto afecta a la imposibilidad de contratar con el municipio afectado (en eso están todos de acuerdo) o con cualquier otras administración del Estado, lo que comprometería la viabilidad de la empresa. Ahora es el turno de que Urbaser tome una determinación a corto plazo, ya que cualquier decisión que implique marcharse acabaría en los tribunales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos