Detienen a 21 personas en Málaga en una operación contra el tráfico de marihuana hacia Holanda

Imagen de archivo de una plantación de marihuana. /
Imagen de archivo de una plantación de marihuana.

Se han aprehendido más de 32 kilos de esta sustancia estupefaciente y se han desmantelado once plantaciones

EFE

Una operación policial contra el tráfico de marihuana entre España y otros países europeos, principalmente Holanda, ha culminado con la desarticulación de una red asentada en Málaga y Córdoba, veintiún detenidos y la aprehensión de más de 32 kilos de esta sustancia estupefaciente.

Durante la investigación, que se inició el pasado octubre y se ha desarrollado en tres fases, se han practicado dieciséis registros domiciliarios que han permitido desmantelar once plantaciones con un un total de 4.730 plantas de marihuana y se han intervenido quince armas de fuego, según ha informado hoy la Policía Nacional en un comunicado.

En la primera fase, los agentes averiguaron que una de las ramas de la red había adquirido marihuana en Córdoba para entregarla a unos ciudadanos holandeses, y que la almacenaba en una vivienda de Benalmádena.

En los dos registros domiciliarios llevados a cabo en esta fase se intervinieron 20 kilos de marihuana, 85 gramos de hachís, dos vehículos, 3.395 euros y varios teléfonos móviles, así como un lemur.

Además, fueron detenidas tres personas, dos de ellas de nacionalidad española y una holandesa, como presuntas responsables de los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal.

En la segunda etapa de la operación, desarrollada a mediados del pasado abril, fueron detenidos dos de los cabecillas del grupo, encargados de coordinar invernaderos y suministradores de marihuana asentados en Córdoba, los cuales se denominaban a sí mismos «el pack cordobés» por dedicarse al cultivo de marihuana, la cría de perros de raza peligrosa y las peleas de gallos.

La Policía desmanteló las principales plantaciones que explotaban y servían de abastecimiento a varias redes asentadas en Málaga, como «punto intermedio» para el envío de marihuana al resto de Europa.

En total, en esta segunda fase fueron arrestadas trece personas como presuntas responsables de los delitos de tráfico de drogas, defraudación de fluido eléctrico, tenencia ilícita de armas y pertenencia a grupo criminal.

Los principales investigados habían tejido una red que les permitía tener activos a la vez varios cultivos de marihuana, de forma que lograban «una producción permanente que les permitía abastecer en todo momento el mercado de la marihuana».

Tras la recogida de los cogollos de marihuana, los investigados preparaban la comercialización de la sustancia, que se llevaba a cabo en una finca destinada a la cría de gallos de pelea que la red utilizaba como tapadera.

En esta fase, se llevaron a cabo doce registros en el extrarradio de Córdoba en los que se intervinieron 4.072 plantas, 6.444 gramos de marihuana y doce armas de fuego, además de 40.000 euros ocultos detrás de un horno empotrado.

En la última etapa de la actuación, llevada a cabo a finales de abril en Málaga, fueron arrestadas cinco personas, entre ellas el principal intermediario de la red en España con la rama de compradores holandeses y los agentes intervinieron en dos registros 5.000 gramos de marihuana, tres armas de fuego y 2.110 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos