Torremolinos destituye a Del Cid en la Mancomunidad, abocada a una crisis

Torremolinos destituye a Del Cid en la Mancomunidad, abocada a una crisis
Alberto Gómez

El pleno depone a la líder del PP como miembro en la entidad que preside durante la sesión más bronca de la legislatura y tras dos mociones

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Torremolinos celebró ayer uno de los plenos más broncos de esta legislatura. La portavoz del Partido Popular, Margarita del Cid, fue destituida como representante del Ayuntamiento en la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental, entidad que preside y cuyos miembros han de ser ratificados por los plenos municipales de las localidades integrantes. Izquierda Unida presentó una moción para que Del Cid dejara de representar a Torremolinos en la Mancomunidad por su papel como instructora de un expediente en el polémico caso de acoso laboral sufrido por la exsecretaria municipal, que acaba de ganar una larga batalla judicial por las humillaciones recibidas durante su etapa en el Consistorio, por entonces bajo gobierno del PP.

Del Cid instruyó en 2009 el expediente disciplinario por el que esta funcionaria fue suspendida de empleo y sueldo, procedimiento abierto por el exalcalde Pedro Fernández Montes por supuesta desconsideración hacia un superior (él mismo) y declarado no conforme a derecho, nulo y sin efecto por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Ahora, casi una década después, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 6 de Málaga ha condenado al Ayuntamiento a pagar más de 30.000 euros por las humillaciones y los abusos ejercidos contra la trabajadora por parte del PP, que por entonces ostentaba mayoría absoluta.

El juez considera que el mencionado expediente tenía como objetivo evitar la actuación de la secretaria en la venta de acciones de la empresa de aguas, operación a la que puso reparos y que fue formalizada durante su suspensión. La gestión pública de este servicio quedó reducida de un cincuenta a un cinco por ciento en beneficio de una empresa privada. El portavoz de IU, David Tejeiro, justificó ayer su propuesta plenaria para destituir a Del Cid asegurando que «ninguna persona que desde una posición de poder someta a alguien a agravios, humillaciones y actos atentatorios contra su dignidad personal y profesional merece ser representante de este Ayuntamiento».

La propuesta de la coalición de izquierdas salió adelante por el voto de calidad del alcalde, José Ortiz (PSOE), ante el empate provocado por el apoyo de los socialistas, IU, Costa del Sol Sí Puede y el concejal no adscrito Juan Machío (12 votos) y la negativa del PP y Ciudadanos (12 votos), que contaban con un miembro menos por la ausencia de la edil naranja Ángeles Vergara. Margarita del Cid quedó entonces destituida como representante del Ayuntamiento en la Mancomunidad, pero minutos después el concejal popular Ramón del Cid la propuso para cubrir la vacante que quedaba libre tras su destitución.

En esta nueva votación para que Del Cid fuera reelegida, todos los concejales mantuvieron su posición salvo el edil no adscrito Juan Machío, que se abstuvo. Esa abstención salvó momentáneamente a Del Cid de su destitución definitiva como miembro de la Mancomunidad que preside. Machío había rectificado a última hora el sentido de su voto, un cambio que terminó de incendiar el pleno. El alcalde ordenó entonces un receso de unos minutos. Tras el parón, el edil no adscrito anunció una moción de urgencia, casi idéntica a la de IU, proponiendo destituir a Del Cid como representante del Ayuntamiento en la Mancomunidad. Entonces se produjo otro receso tras el que Machío presentó su propuesta. El edil no adscrito asegura que en la primera votación «me equivoqué y voté dos veces, a favor y absteniéndome», por lo que se vio «obligado» a presentar una moción para corregir su error.

Voto de calidad

El alcalde utilizó su voto de calidad para aprobar tanto la urgencia de la moción como la destitución de Del Cid al producirse empate en sendos puntos. El PP entiende que al aprobarse el cese de Del Cid también se aprobó su reelección a propuesta del grupo municipal popular porque la moción del concejal no adscrito incluía la elección de un miembro para ocupar la vacante, pero la secretaria municipal no aclaró esto último, adelantando que elaborará los informes necesarios en los próximos días para esclarecer la situación.

La elección del concejal que sustituya a Del Cid en la Mancomunidad, aunque sea ella misma, también ha de ser aprobada por el pleno, votación que ayer no tuvo lugar tras la segunda destitución. El PP abandonó la sesión plenaria asegurando que llevará el asunto a los juzgados. La situación, insólita, abre una crisis en la Mancomunidad, que ahora debe recibir la notificación del acuerdo plenario alcanzado en Torremolinos. Del Cid afirmó ayer que «desde los tiempos de Jesús Gil en Marbella no he visto un esperpento como el que se ha producido hoy en el Ayuntamiento de Torremolinos para privar a un concejal de sus derechos». Desde el PSOE argumentan que la decisión plenaria es resultado «de la política del miedo utilizada por el PP durante tantos años» y aseguran que Del Cid «no merece representar al Ayuntamiento en ninguna administración».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos