Identifican a José Romero, desaparecido en Benalmádena desde hace un mes

Imagen de José difundida por la familia. /Sur
Imagen de José difundida por la familia. / Sur

Varios testigos aseguran haber visto a José Romero, de 64 años, desayunando ayer en los Ángeles de la Noche

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Varios voluntarios y trabajadores de los Ángeles de la Noche han identificado hoy a José Romero Benítez, el hombre que desapareció en Benalmádena hace más de un mes. La familia ha confirmado a este periódico que José, de 64 años, desayunó ayer en la sede de esta organización sin ánimo de lucro, en Málaga capital, y se interesó por la hora del almuerzo. Las personas que lo han identificado aseguran que parecía desorientado y cabizbajo, aunque mantenía buena presencia. La Policía ha acudido esta mañana para tratar de localizarlo, sin éxito, y mantiene sus reservas respecto a que el hombre identificado sea José Romero. La familia, sin embargo, afirma haber mostrado varias fotografías a diferentes personas «y todas coinciden en que es él al cien por cien».

El dispositivo de búsqueda de José, en el que participaron casi medio centenar de efectivos, fue desactivado el 23 de septiembre, seis días después de su desaparición. Vecino de Benalmádena, José salió de casa con una gorra y una bandolera, sin tarjeta de crédito ni dinero en efectivo. Su vehículo fue hallado en una gasolinera de la localidad desde la que parten varias rutas hacia el interior de la Sierra de Mijas, por lo que Bomberos, Policía Nacional, Policía Local, voluntarios de Protección Civil y técnicos y agentes del Grupo de Emergencias de Andalucía (GREA) de la Subdirección de Emergencias de la Junta de Andalucía centraron sus esfuerzos en rastrear la zona.

La familia explica que José padece una depresión por la que estaba medicado. Su hija, Nuria Romero, sostiene que la noticia de que continúa vivo «nos ha tranquilizado a todos», aunque José sigue figurando como desaparecido al no haber sido aún localizado, únicamente identificado por varios testigos. Se trata de un hombre de 1,80 metros y 92 kilos, con pelo canoso y gafas graduadas.

Días antes de su desaparición, la familia había notado que José «estaba algo huraño», algo que achacaron a que «le había venido grande la jubilación». «No nos dimos cuenta de que estaba enfermo, pensábamos que eran achaques de la edad. Si alguien lo está cuidando porque piense que está solo o que no tiene a nadie, o porque él se lo haya dicho, que sepa que tiene tres hijas y dos nietas que lo estamos esperando con los brazos abiertos», reclama Nuria, que ha acudido esta mañana hasta la sede de los Ángeles de la Noche por si José volvía a aparecer. La familia mantiene la concentración convocada el domingo con el objetivo de que el caso «no caiga en el olvido».

Fotos

Vídeos