Decenas de empresas, entre los posibles afectados de la estafa de la falsa banca vaticana

Vehículos de alta gama intervenidos en la operación policial./SUR
Vehículos de alta gama intervenidos en la operación policial. / SUR

El considerado como cabecilla, un hombre español de 30 años, simulaba ser un miembro del cuerpo diplomático del país italiano

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

Los agentes del Cuerpo Nacional de Policía han desarticulado en Fuengirola una organización que suplantaba a una institución financiera de la Iglesia Católica, con sede en la ciudad del Vaticano, para conseguir fondos. Según han informado desde la Comisaría Provincial, en la operación, que ha sido bautizada como ‘Truffa’, han sido detenidos cuatro hombres –tres de nacionalidad española y uno colombiana– acusados de los delitos de estafa, intrusismo, blanqueo de capitales y asociación ilícita.

Las pesquisas comenzaron a raíz de un comunicado de la Gendarmería Vaticana, en el que se ponía en conocimiento de las autoridades que un grupo criminal estaba usurpando la imagen, los símbolos y la identidad de la citada entidad financiera. Pese a ello, aseguraban desconocer el objetivo de la banda.

Desde la Policía Nacional han explicado que estos individuos usaban coches de lujo rotulados con el escudo vaticano y unas oficinas en Fuengirola, a través de las que mantenían actividad mercantil con multitud de empresas de todo el mundo para conseguir firmar acuerdos de relaciones comerciales y asesoramiento.

Las fuentes consultadas han indicado que tenían dos modalidades de estafa. La primera consistiría en plantear proyectos solidarios a empresas, para lo que solicitaban una fianza, que sería el montante defraudado. En el segundo supuesto, ofrecían bonos con una rentabilidad muy alta.

Una de las falsas credenciales de los sospechosos
Una de las falsas credenciales de los sospechosos / SUR

De esta forma, presuntamente, obtuvieron numerosos beneficios suplantando a la entidad de la Iglesia Católica, que carece de sede fuera de la ciudad del Vaticano. Desde la Policía Nacional han manifestado que el considerado como cabecilla de la banda, un hombre español de 30 años, además de hacerse pasar por un miembro del cuerpo diplomático del Vaticano, poseía documentos falsificados que le acreditaban como embajador de la República de Cuba.

Al respecto, apuntaron que el sospechoso disponía de una amplia red de empresas con las que operaba para lograr sus objetivos, rodeando toda su actividad del lujo necesario para conseguir convencer a las víctimas de su supuesta autoridad y de sus amplias relaciones con los mencionados organismos oficiales. De hecho, entre otras personas, llegó a reunirse con la alcaldesa de Fuengirola, Ana Mula.

Los investigadores están tratando de determinar la cantidad exacta de víctimas existentes por países de todo el mundo, que se cuentan por decenas en países como Puerto Rico, Venezuela o España. Asimismo, trabajan para comprobar el total del importe conseguido fruto de la estafa.

Mientras los arrestados están aún en sede policial a la espera de pasar a disposición judicial, los agentes analizan la documentación incautada. También han intervenido numerosos efectos, como un velero, varios coches de alta gama, relojes de lujo y varios lingotes de plata.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos