CSSP sopesa ya desmarcarse de Podemos con vistas a los comicios municipales

El presidente de CSSP, Francisco Martínez, ha sido muy crítico con Podemos estas semanas. :: i. g./
El presidente de CSSP, Francisco Martínez, ha sido muy crítico con Podemos estas semanas. :: i. g.

El distanciamiento con el partido morado se ha agudizado estos últimos días con las dimisiones de los secretarios generales en Mijas, Fuengirola y Benalmádena

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Los máximos representantes de Costa del Sol Sí Puede -el partido instrumental que se presentó a las elecciones municipales de 2015- consideran que la formación tiene una «marca propia», y ya están pensándose presentarse de nuevo bajo este paraguas en los comicios de 2019; una acción que ni mucho menos se preveía hace dos años.

Los motivos son varios, pero esta potencial decisión tiene una razón principal: la crisis de Podemos en la Costa del Sol, que esta semana se ha visto agudizada con la dimisión de los secretarios generales del partido en Fuengirola, Benalmádena y Mijas. Pese a que en Costa del Sol Sí Puede existen varias ideologías y espacios políticos -como Equo-, la formación de Pablo Iglesias es mayoritaria. Sin embargo, Podemos Andalucía abrió hace dos semanas una serie de expedientes a varios cargos y concejales de la zona, a la vez que los portavoces de CSSP en Mijas y Fuengirola presentaron una querella criminal contra el partido que lidera Teresa Rodríguez.

De esta manera, y según ha podido saber este periódico, el pasado viernes los principales líderes de CSSP mantuvieron una reunión entre cuyas conclusiones está «valorar» si interesa presentarse en las próximas elecciones municipales con esta marca, que consideran ya consolidada. Aún así, fuentes presentes en la citada reunión señalaron a SUR que no se descarta que Podemos pueda unirse a esta candidatura, «pero siempre bajo el nombre de Costa del Sol Sí Puede».

De momento la decisión no está tomada, pero la disputa entre los anticapitalistas de Teresa Rodríguez con los representantes de la Costa -muchos de ellos se consideran «más moderados»- podría ser clave para los próximos gobiernos municipales. En 2015, esta formación pudo condicionar o condiciona en estos momentos los equilibrios de poder en Torremolinos, Benalmádena, Mijas y Marbella.

La posibilidad de que Costa del Sol Sí Puede se presente a las elecciones comenzó a tomar forma la semana pasada cuando un torrente de dimisiones de Podemos dejaba a la formación huérfana de líderes locales. El primero de ellos fue el de Mijas, José Victoria, que aseguró en una misiva que Podemos se había convertido en el «mayor desastre de la política española». En esta carta a la que SUR tuvo acceso, Victoria señalaba que tres años intentando ejercer como secretario municipal de Podemos en Mijas «son mucho más que tres años». «Insultos, difamación, mentiras por doquier han acompañado esta etapa convulsa en un partido que nació, al menos eso nos dijeron, para sanear la vida pública», sostenía.

Dinero, sí; soluciones, no

El ya exsecretario general apuntaba además a que Podemos enviaba memorándums pidiendo dinero. «Ni una sola vez para ofrecer soluciones». «Y así llegamos a Vistalegre II, una dirección tan escorada a la izquierda que ya ha saltado al precipicio de la irrealidad, un Podemos que confunde independentismo con progreso», afirmaba, lo que calificaba como un «despropósito». «Y de los despropósitos hay que salir huyendo. Tal vez la monarquía deba desaparecer y la Constitución reformarse, pero eso requiere ganar elecciones. Y Podemos ya no sirve para eso», sentenciaba en la misiva, para acabar un lapidario: «Adiós. Hasta nunca».

El siguiente en dimitir fue el máximo representante en Benalmádena, Félix Gil. El exparlamentario andaluz anunció que abandonaba su cargo por discrepancias con «la línea política de Anticapitalistas, grupo que copó la dirección andaluza» en unas elecciones trasladadas al Juzgado de Málaga por presunta falta de garantías. Gil, expedientado por respaldar a los concejales de Costa del Sol Sí Puede en Benalmádena, ejercía en funciones su trabajo como secretario general.

Por último, dejó su cargo esta misma semana el secretario general en Fuengirola, Pedro Pérez, que aportó argumentos similares a los de sus compañeros.

Fotos

Vídeos