Una concesión por medio siglo rodeada de sombras y que aún sigue vigente

A. GÓMEZ TORREMOLINOS.

Aunque la perrera de Torremolinos está gestionada por la empresa Home Animals (antigua Canes) desde 2012, los terrenos municipales continúan a nombre de Parque Animal, a la que el Ayuntamiento cedió las instalaciones por un período de cincuenta años en 1998, bajo mandato de Pedro Fernández Montes. Tras la investigación del Seprona, el PP aprobó en pleno que Parque Animal cediera el derecho de superficie de parte de la finca La Pellejera a Canes por ocho años. Esta cesión también estuvo rodeada de sombras. La falta de un concurso público, un procedimiento que el entonces alcalde aseguró que era «imposible» convocar por los derechos de Parque Animal sobre los terrenos y por la presunción de inocencia de su presidenta, provocaron las quejas de la oposición y de varios socios.

Durante el juicio, los agentes de la Guardia Civil responsables del caso relataron que la asociación presidida por Carmen Marín recibió la concesión para la recogida y traslado de animales mediante un decreto de Alcaldía «pese a que no cumplía con el pliego de condiciones» y denunciaron que el Ayuntamiento «no colaboró con nosotros de manera alguna» en la investigación. Los testimonios del Seprona también coincidieron en señalar que los funcionarios «siempre mostraron una actitud de colaboración e incluso querían declarar», pero el entonces concejal de Medio Ambiente, Plácido González, «se lo prohibió». Un agente añadió que, a raíz de las informaciones ofrecidas por los trabajadores municipales, «que estaban indignados», fue posible saber que el Consistorio «había facilitado los listados de incineraciones» a Marín para que se falsificaran las firmas de veterinarios con el objetivo de justificar los sacrificios.

Marín permanece en prisión, condenada a tres años y nueve meses, y su ayudante también ha sido reclamado por el juez para cumplir su condena de un año de cárcel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos