Comienzan los trabajos previos para peatonalizar el centro de Torremolinos

El proyecto de ejecución será presentado en diciembre y las obras empezarán en enero. /SUR
El proyecto de ejecución será presentado en diciembre y las obras empezarán en enero. / SUR

Las obras empezarán en enero, tres meses más tarde de lo previsto, y supondrán uno de los mayores cambios urbanísticos de la ciudad

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Torremolinos se prepara para una de sus mayores transformaciones urbanísticas. El Ayuntamiento ha puesto en marcha los trabajos previos a la peatonalización del centro, consistentes en las mediciones de terreno para elaborar el proyecto. El plan de ejecución fue remitido al Área de Urbanismo por el arquitecto malagueño Salvador Moreno Peralta, encargado de la remodelación, la semana pasada. Aunque el alcalde, José Ortiz (PSOE), anunció que las obras comenzarían en octubre y finalizarían en verano, los trabajos sufrirán varios ajustes respecto a la programación inicial y se dividirán en dos fases.

El Consistorio y las empresas municipales se encargarán de ejecutar la primera parte del proyecto, relacionada con las canalizaciones y las infraestructuras, como la instalación de cableado, redes, fibra e iluminación a partir del 8 de enero. Aunque el proyecto no será presentado hasta el 18 de diciembre, este periódico ha podido saber que esta primera fase tendrá un coste aproximado de medio millón de euros y se prolongará hasta Semana Santa. Después tendrán lugar el inicio de las obras de pavimentación y la colocación de mobiliario, estanques, jardinería y otros elementos decorativos. Mientras tanto, la plaza Costa del Sol y parte de la avenida Palma de Mallorca tendrán un suelo provisional de hormigón.

Tras los trabajos de infraestructura, por tanto, comenzará a materializarse el proyecto diseñado por Moreno Peralta, coronado por una enorme pérgola cuyo coste rondará los 550.000 euros. Con una estética similar al Palmeral de las Sorpresas de Málaga, será uno de los elementos más simbólicos del nuevo centro. La pavimentación será de granito, con baldosas de grandes dimensiones y dos colores: blanco y azul oscuro. La programación de las obras, cuya licitación tendrá lugar en las próximas semanas, «será establecida para ocasionar los menores perjuicios posibles al tejido comercial del centro», que en el último año ha absorbido casi un tercio de las licencias de apertura de negocios registradas en la localidad.

El proyecto, que se prolonga sobre más de 8.000 metros cuadrados, contempla estanques y elementos escultóricos sobre un bulevar con espacios de sombra, juegos de agua y zonas ajardinadas. La zona permanece cerrada al tráfico de vehículos desde hace dos años y el Gobierno local prevé conectarla con la Casa de María Barrabino, construida en 1862. El inmueble ya ha sido adquirido por el Ayuntamiento y está siendo restaurado para su futuro uso cultural, aunque varios comercios median entre la vivienda y la plaza Costa del Sol. El Consistorio también está negociando el traslado de estos establecimientos para derribarlos con el objetivo de que este edificio, definido por Moreno Peralta como «un elemento de indudable valor que permite descubrir el origen de Torremolinos», forme parte de la zona peatonalizada.

Elementos permanentes

El tramo que discurre entre la calle Isabel Manoja y la calle Cauce se convertirá en un paseo de 120 metros que servirá «como preámbulo» a la entrada a la plaza Costa del Sol, según el proyecto. Esta primera zona peatonal no contará con elementos permanentes al considerarse idóneas para las procesiones de Semana Santa, las ferias, la Cabalgata de Reyes o el Orgullo LGTBI. En este tramo se garantizará una reserva para el acceso rodado provisional a los contenedores de basura y a los servicios de mantenimiento y de emergencia. A lo largo de la avenida se alinearán palmeras y naranjos que se entremezclarán con un jardín variado situado a una distancia no menor de 3,5 metros de las fachadas para no impedir el establecimiento controlado de terrazas.

El paseo principal mezclará zonas de estancia, donde se instalarán bancos públicos, con plazuelas, estanques, parterres y alcorques decorativos. La plaza estará decorada con macizos florales, fuentes y láminas de agua. El diseño ha despertado las críticas del portavoz de Ciudadanos, Antonio Linde, que considera que «no es un proyecto global como requiere la plaza, sino una labor de maquillaje». También el PP, que respaldó la semipeatonalización de la zona, criticó «la improvisación» del Gobierno local en este asunto. El alcalde, sin embargo, considera que se trata del proyecto estrella de esta legislatura, al que confía la regeneración del centro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos