Comerciantes de la Cuesta del Tajo, «preocupados» por los efectos de las obras

Empresarios cuestionan la viabilidad de sus negocios durante los trabajos de reforma integral de la zona, que se prolongarán hasta julio

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Los comerciantes de la Cuesta del Tajo y calle Peligro, en Torremolinos, han mostrado estos días su preocupación ante los efectos que las obras para la reforma integral de la zona podrían tener en sus establecimientos. Aunque desde el Ayuntamiento aseguran que los trabajos concluirán en julio y han sido programados para minimizar las consecuencias negativas en el tejido comercial del entorno, numerosos empresarios temen que la reducción del flujo de vecinos y visitantes que conllevarán las obras les impidan hacer frente a los pagos de alquiler de los locales, entre otros gastos.

La líder del PP, Margarita del Cid, recuerda que la subvención otorgada por la Diputación para llevar a cabo estos trabajos fue concedida en noviembre de 2016 y asegura que su grupo municipal ha recibido numerosas muestras de protesta por la gestión del Gobierno municipal: «Vecinos y comerciantes de la Cuesta del Tajo solicitaron reunirse con nosotros para trasladarnos sus quejas por la falta de información ofrecida por la concejala de Urbanismo, Maribel Tocón (PSOE), en una reunión que tuvo lugar hace dos semanas». Del Cid también critica que «el resto de grupos municipales ni siquiera se pregunten qué está ocurriendo», en referencia a Ciudadanos, Costa del Sol Sí Puede e Izquierda Unida.

Desde el Consistorio afirman que las actuaciones «mejorarán la calidad del tránsito peatonal» por este nudo de enlace entre el paseo marítimo de El Bajondillo y el centro urbano. El proyecto comprende «el levantamiento del suelo, la acometida de nuevos servicios, saneamiento e infraestructuras y la sustitución de toda la solería por un empedrado artesanal antideslizante que salvará el desnivel de la Cuesta del Tajo con rampas más suaves y escalones más accesibles», según fuentes municipales. Esta actuación, junto a la peatonalización de la plaza Costa del Sol, cuyas obras también comenzaron ayer, «es una de las prioridades del actual equipo de gobierno municipal para esta legislatura».

El objetivo de esta actuación simultánea «es crear un centro atractivo de manos de la nueva plaza Costa del Sol para motivar al turista a que suba desde la playa y pueda hacerlo por un entorno accesible a través la Cuesta del Tajo». También los comerciantes del centro de Torremolinos trasladaron sus preocupaciones ante el inicio de las obras de peatonalización. Durante un encuentro con Tocón, los empresarios expresaron su inquietud por los efectos que los trabajos tendrán sobre sus negocios. La portavoz socialista pidió «paciencia» a los empresarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos