Comerciantes del centro de Torremolinos piden ajustes fiscales hasta que finalicen las obras

Las obras de peatonalización comenzaron la semana pasada y se prolongarán hasta diciembre /Alberto Gómez
Las obras de peatonalización comenzaron la semana pasada y se prolongarán hasta diciembre / Alberto Gómez

La ACET respalda la peatonalización pero solicita que se exima del pago de tasas municipales a los locales afectados por los trabajos

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Los comerciantes del centro de Torremolinos mantienen su preocupación por los posibles efectos negativos que las obras de peatonalización y la reforma de la Cuesta del Tajo tendrán sobre sus establecimientos en los próximos meses. La Asociación de Comerciantes y Empresarios de la localidad (ACET) hizo pública ayer una batería de reivindicaciones que ha trasladado al Ayuntamiento, entre las que destacan la revisión de varias tasas municipales. La organización empresarial reclama al Consistorio «respaldo y protección» al tejido comercial de la zona y sostiene que las obras podrían traducirse en «bajada de ventas, despidos o incluso cierres temporales», por lo que considera justificada la aplicación de beneficios fiscales hasta que finalicen estos trabajos.

La ACET, que llevaba años reclamando la peatonalización del centro y llegó a financiar la maqueta del proyecto diseñado por el arquitecto malagueño Salvador Moreno Peralta, destaca que las obras constituyen «una situación incómoda pero necesaria» y recuerda que la mayoría de comerciantes «sabe que esta remodelación supondrá un gran beneficio y renovará la imagen de Torremolinos, además de servir como punto de partida de años de crecimiento social, comercial y económico». La asociación, sin embargo, solicita un calendario de obras detallado que permita conocer los tiempos y tramos de las actuaciones y reivindica soluciones a los problemas que podrían derivarse durante Semana Santa, verano y Navidad. Entre las tasas municipales sobre las que piden una reducción o la exención figuran la recogida de basuras, las actuaciones urbanísticas, el aprovechamiento especial de suelo público, el servicio de saneamiento, el impuesto sobre construcciones o la utilización privativa de la vía pública mediante toldos e instalaciones similares.

La primera teniente de alcalde y concejala de Urbanismo, Maribel Tocón (PSOE), aseguró ayer a este periódico que el tejido comercial de la zona «va a beneficiarse de una inversión pública que centra una parte importante del presupuesto del Ayuntamiento», por lo que el Gobierno local desestimará estas peticiones: «Aplicar beneficios fiscales a los comercios del centro supondría un agravio comparativo con los establecimientos de las zonas periféricas, sobre todo teniendo en cuenta que las obras no van a obligar al cierre de locales en ningún momento y, en cuanto acaben, la actividad económica de la zona va a aumentar exponencialmente».

Según el calendario previsto por el Consistorio, las obras de peatonalización de la plaza Costa del Sol y parte de la avenida Palma de Mallorca se prolongarán hasta diciembre, mientras que la reforma de la Cuesta del Tajo, financiada por la Diputación, finalizará en julio. De forma paralela, continúan los trabajos de remodelación de la Casa de María Barrabino, el inmueble que servirá como eje del proyecto de regeneración del centro, aunque el Ayuntamiento aún no ha desvelado qué ocurrirá con los locales situados entre el edificio y la plaza. También el entorno de la Torre Pimentel experimentará cambios después de que el Ministerio de Fomento aceptase la semana pasada la solicitud de subvención presentada por el Ayuntamiento para remodelar este monumento, declarado Bien de Interés Cultural (BIC).

El proyecto de regeneración del centro de Torremolinos, cuyas obras comenzaron la semana pasada, supone la gran apuesta del PSOE tras el cambio de gobierno que tuvo lugar en 2015. El alcalde, José Ortiz, confía buena parte de su modelo de ciudad esta legislatura a la peatonalización con el objetivo de reactivar el tejido comercial y económico de la zona, aunque el proyecto no ha encontrado el respaldo de la oposición, que critica la falta de consenso y, en el caso del PP, ha denunciado presuntas irregularidades en el procedimiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos