Cercanías de Fuengirola: el enemigo de la accesibilidad

Ricardo Criado no puede coger el tren debido a los 119 escalones que hay hasta el apeadero. :: i. g./
Ricardo Criado no puede coger el tren debido a los 119 escalones que hay hasta el apeadero. :: i. g.

A las quejas de este último año por los apeaderos de Carvajal y Torreblanca se suma que el ascensor de Los Boliches lleva semanas sin funcionar

IVÁN GELIBTER

Las paradas del tren de la línea de Cercanías a la altura de Fuengirola no son accesibles. Tras las quejas de este último año por la dificultad de acceder a los apeaderos de Carvajal y Torreblanca, ahora se suma que el ascensor de la estación de Los Boliches -una de las más utilizadas en el Consistorio- lleva semanas sin funcionar. Ayer mismo, SUR pudo ser testigo de que dicho elevador seguía sin ser arreglado.

Hace unos meses, SUR se hizo eco de la historia de Ricardo Criado, que no puede coger el tren de Cercanías en la estación de su barrio de Carvajal. 119 escalones, ni más ni menos, le separan como un muro infranqueable, una misión imposible a la que de momento sigue sin ponérsele solución. Ricardo se desplaza en un vehículo eléctrico, pero esta larguísima escalera no solo le afecta a él, ya que basta con hacer ese camino una vez para comprobar que hay que estar en un estado físico más que aceptable para no llegar ahogado a la vía del tren.

Los apeaderos de Carvajal y Torreblanca no son accesibles para todas las personas. Hace año y medio, las quejas de los vecinos provocaron que el portavoz de Ciudadanos en el municipio fuengiroleño, Javier Toro, presentara una moción para pedir al Ministerio de Fomento que solucionara esta cuestión. Sin embargo, y pese a que todos los grupos políticos votaran a favor, el Gobierno de España parece ignorar de momento una problemática que afecta al menos a los más de 2.000 vecinos de la zona.

«La ley dice que la entrada principal a una estación de tren tiene que ser accesible», afirmaba entonces Ricardo Criado, que aunque señalaba que el otro acceso por la parte superior sí es accesible, él no puede usarlo. «Es impensable que yo pueda subir hasta ahí arriba en la silla de ruedas, y menos bajar. Me estaría jugando la vida y esto es imposible; pero no solo para mí, sino también para el que vaya con un carrito de bebés o un turista que venga del aeropuerto con una maleta», señala.

Además, la presidenta de la comunidad de vecinos, Eladia Pabón, insistía en que muy poca gente puede subir sin dificultad estos 119 escalones, y más si van cargados con bultos. «A esto hay que añadir que si hace viento o si llueve, además de complicado es peligroso», sostenía.

Esta problemática de accesibilidad lleva siendo denunciada durante muchos años por los vecinos de la zona, que no gozan de los accesos adecuados. Además, existe en esta zona una falta de iluminación, mientras que el pavimento se encuentra deteriorado.

Avería del ascensor

El último capítulo de esta falta de accesibilidad se ha dado en el ascensor de Los Boliches, que al menos lleva más de tres semanas en mantenimiento, mientras que la rampa tiene dudosa accesibilidad debido a la pendiente.

El encargado de volver a denunciar a este hecho ha sido el portavoz de Ciudadanos, que recordó además que ya en septiembre de 2016 la formación naranja presentó una moción para requerir al Ministerio de Fomento, Adif y Renfe solventar las carencias en cuanto a la accesibilidad que sufren los vecinos de la zona de Torreblanca y Carvajal. Además, hace meses, también denunciaba la «pasividad de los agentes implicados», con una rueda de prensa en la que se encontró arropado por numerosos vecinos de la zona que reclamaban una solución a esta problemática. De esta manera, Toro criticó que esta moción fuera aprobada por unanimidad de todos los grupo políticos, pero que sin embargo el equipo de gobierno del PP «solo ha informado a las administraciones competentes al respecto» y que esta acción, al menos de momento, «no ha devuelto ningún resultado».

«Desde Ciudadanos no miraremos hacia otro lado», manifestó el portavoz de la formación, quien también hizo referencia a que la accesibilidad «no tiene color político» por lo que espera «rápidas actuaciones por parte de las administraciones pertinentes». Por último, Toro considera que Fuengirola debe «subirse al tren de la accesibilidad» y no ignorar a todos aquellos vecinos que sufren discriminación por tener movilidad reducida. Por ello, insistió en que es «inadmisible» que se permita que tres de los cuatro apeaderos de tren de Fuengirola no sean accesibles; un extremo en el que han coincidido los vecinos consultados por este periódico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos