Buscan al autor de unos disparos con balines de plástico desde un edificio de Torremolinos

Vista de archivo de Torremolinos.
Vista de archivo de Torremolinos. / SUR

La policía investiga las denuncias de dos jóvenes que han resultado heridos leves tras ser alcanzados en un brazo y en un tobillo, respectivamente

Juan Cano
JUAN CANOMálaga

Agentes de la Policía Nacional buscan al autor de unos disparos con balines de plástico que se han realizado desde un edificio de Torremolinos y que han dejado ya al menos dos heridos, ambos de carácter leve. Todo apunta a que el individuo habría utilizado una carabina de aire comprimido.

Las investigaciones apuntan a que el autor habría actuado apostado desde algún bloque de pisos situado entre las calles Hoyo y de la Cruz. Especialistas de la Brigada de Policía Científica han analizado incluso las trayectorias para al menos situar desde qué edificio se habrían efectuado los disparos.

Aunque algunas fuentes aseguran que se habrían producido dos ‘tiroteos’ distintos, la investigación se centra en estos momentos en el último de ellos, que ha dado lugar a dos denuncias y que sucedió el jueves de la semana pasada. El blanco de los disparos fue el Hotel Natali.

Todo ocurrió en la zona de la piscina, donde en esos momentos disfrutaban del baño numerosos clientes del establecimiento, entre ellos muchos niños que se encontraban en Torremolinos para disputar la liga nacional de fútbol de escuelas católicas, que se celebra estos días en la localidad costasoleña.

Según confirmó el director del hotel, aparentemente los disparos no iban dirigidos a ninguna persona en concreto, sino a una barandilla metálica y a los cristales, por lo que sospecha que el autor pretendía causar más ruido que otra cosa. Y lo hizo. El vigilante del hotel, ayudado por empleados y monitores de los grupos de escolares, desalojaron a todo el mundo de la piscina e hicieron subir a los clientes a sus habitaciones hasta averiguar qué había pasado.

Policía Científica estudia las trayectorias de los tiros para averiguar desde qué bloque se realizaron

En medio del desconcierto, descubrieron que había dos víctimas. Uno de los balines alcanzó a un monitor en un tobillo, donde sufrió un corte que requirió un punto de sutura. Otra monitora fue alcanzada por un rebote que le causó un hematoma en la parte posterior de un brazo. Los dos jóvenes, ambos procedentes de Madrid, acudieron a la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía para denunciar las lesiones sufridas, acompañados del director del hotel, que detalló los daños que presenta el establecimiento.

Ráfaga

El hotel avisó inmediatamente a la Policía Local de Torremolinos, que envió varias patrullas para investigar los hechos. Los empleados les hicieron entrega de una veintena de balines de plástico que pudieron recoger desperdigados por el suelo tras la ráfaga de disparos realizada por el individuo, al que la Policía Nacional trata de identificar.

Según el director del hotel, los monitores de los grupos que estaban hospedados en ese momento en el hotel informaron inmediatamente a los padres de los niños. El responsable del establecimiento asegura que está en contacto con la policía y con el Ayuntamiento para que se intensifique la vigilancia y se trate de localizar lo antes posible al individuo, aunque está convencido de que se trata de una «chiquillada».

Fotos

Vídeos