Los Bomberos vuelven a solicitar la convocatoria de nuevas plazas

Un manifiesto expresa su disconformidad con la posible contratación de operadores de cámara antes de ampliar la plantilla del Cuerpo

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Cerca de la mitad de la plantilla del Cuerpo de Bomberos de Benalmádena ha firmado un manifiesto para mostrar su desacuerdo con la posible contratación de nuevos operadores de sala para atender las llamadas de emergencia. Los bomberos recuerdan que esta figura fue creada por el anterior Gobierno local (PP) bajo el compromiso de que los operadores únicamente desempeñarían su trabajo «hasta que pudiesen convocarse plazas para el Cuerpo». Los bomberos reivindican que están formados para realizar este trabajo y que lo realmente necesario «es que se convoquen plazas de bombero-conductor».

«Muchos años antes de que comenzaran a prestar servicio los operadores de sala, los miembros de este Cuerpo de Bomberos ya atendíamos las llamadas», señala el comunicado, remitido al Ayuntamiento y a todos los grupos políticos. Aunque la oposición y los sindicatos exigen la contratación de los operadores de sala, desde el Cuerpo inciden en la necesidad de ampliar la plantilla y reclaman que, antes de convocar plazas para operadores, salgan a concurso nuevas plazas para bomberos ante la «falta acusada» de personal. La plantilla cuenta únicamente con 23 bomberos para casi una treintena de kilómetros cuadrados, tres núcleos urbanos y una población censada superior a los 67.000 habitantes que se dispara en los meses de verano. La media europea está situada en un bombero por cada mil habitantes, por lo que el servicio en Benalmádena necesitaría 44 contrataciones para alcanzar ese ratio. Torremolinos, con un número similar de habitantes y siete kilómetros cuadrados menos, dispone de 58 bomberos. La Jefatura ha denunciado el asunto en varias ocasiones ante el Ayuntamiento, la última de ellas hace dos semanas.

El jefe de Bomberos, David Bañasco, reconoce que «no es la forma más idónea» de trabajar y exige a las administraciones públicas que «cubran las carencias» que padece el servicio. La falta de personal provoca que, durante los operativos más importantes, Benalmádena se vea obligada a solicitar la colaboración de municipios cercanos. El Cuerpo suma doce años sin nuevas plazas y ni siquiera ha cubierto las dos vacantes por fallecimiento del año pasado. Aunque está previsto que este ejercicio salgan cinco plazas en propiedad correspondientes a estas dos vacantes y a otras acumuladas de años anteriores, desde el Ayuntamiento alegan que la ley de racionalización de la administración local impide cubrir todas las plazas y admiten que el servicio es «a todas luces insuficiente». El alcalde, Víctor Navas (PSOE), se comprometió a convocar un pleno extraordinario sobre los operadores de sala.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos