Benalmádena retoma su proyecto para que los niños vayan caminando al colegio

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Benalmádena retomó ayer su proyecto de caminos escolares seguros, una iniciativa consistente en fomentar que los niños vayan andando a clase. Desde el Ayuntamiento están convencidos de que esta práctica promueve la autonomía de los más jóvenes, su conocimiento del entorno y la educación vial, su socialización y, sobre todo, su salud. La medida, puesta en marcha en febrero a modo de prueba, contempla la adaptación de zonas de paseo sin riesgo desde varios puntos del municipio hasta varios centros escolares. Este proyecto supone mejoras en la vía pública, como la ampliación de acerados, el vallado de las zonas más inseguras o el pintado de nuevos pasos de peatones, además de la señalización mediante paneles verticales y sobre la carretera de cuáles son estos caminos escolares.

De momento se han habilitado seis rutas a dos colegios, La Paloma y Jacaranda, con el objetivo de extenderlo a todos los centros escolares del municipio y ampliar el número de itinerarios. Estas rutas cuentan con la supervisión de técnicos municipales, además de agentes de la Policía Local y miembros de Protección Civil, y se encuentran en una fase embrionaria; el objetivo es que todos los colegios de Benalmádena ofrezcan varias rutas seguras para que sus alumnos vayan y regresen andando. Cuando el proyecto se haya asentado, la intención es que sean las asociaciones de padres y madres quienes supervisen los itinerarios. Desde el Consistorio también preparan chalecos, indicadores y planos en papel para informar sobre estos caminos.

El proyecto benalmadense toma como referencia una iniciativa desarrollada por la Dirección General de Tráfico (DGT) destinada a recuperar «el uso autónomo del espacio público que han perdido los niños». La DGT advierte de que el 70 por ciento de los escolares nunca van solos al colegio, algo que recorta su autonomía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos