Benalmádena cifra en mil euros los daños ocasionados por la gabarra encallada en abril

Benalmádena cifra en mil euros los daños ocasionados por la gabarra encallada en abril

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

El Ayuntamiento de Benalmádena reclama cerca de mil euros por los daños ocasionados y los servicios prestados por la gabarra Agronauta, que encalló en abril en una pequeña cala nudista de la localidad. La plataforma de Ferrovial, de 43 metros de eslora y 32 de manga, viajaba hasta Cádiz desde Cartagena llevada por el remolcador de un buque portugués cuando se soltó debido a un temporal. La embarcación, con cuatro torretas de más de veinte metros de altura, navegó a la deriva durante dos horas hasta encallar en la playa de Benalnatura.

Su presencia atrajo a miles de vecinos y turistas durante una semana, hasta que pudo ser remolcada. El Ayuntamiento solicita calcula ahora que el coste de la vigilancia y los daños en la playa ascienden a unos mil euros, una factura impagada de momento y que podría ser condonada por el improvisado impacto mediático y turístico del incidente. Pese al temporal que azotó el municipio, con lluvia y vientos de más de veinte kilómetros por hora, la plataforma fue el punto más visitado de la Costa del Sol. Los precintos colocados por la Guardia Civil aparecieron cortados mientras los curiosos se agolpaban en la orilla y en otros puntos del litoral, como en el paseo marítimo que conduce hasta Torrequebrada, con el objetivo de de encontrar el mejor ángulo posible para inmortalizar el momento.

Para desencallar la plataforma fue necesario un potente remolcador de 240 toneladas de tiro. Una vez reflotada, Agronauta fue inspeccionada por un grupo de buzos que determinaron su buen estado y la idoneidad de transportarla hasta su destino. Aunque Benalmádena anunció inicialmente que solicitaría «daños y perjuicios», el bajo coste de la factura y su paso sin impacto por el suelo marino de la cala de Benalnatura podrían sellar un final feliz para este peculiar viaje.

Fotos

Vídeos