Artesanos de Torremolinos anuncian su traslado «forzoso» a otros municipios

Los artesanos locales lamentan el traslado «forzoso» para vender sus productos, hechos a mano./A. G.
Los artesanos locales lamentan el traslado «forzoso» para vender sus productos, hechos a mano. / A. G.

Diseñadores, fotógrafos y ceramistas, entre otros creadores, acusan al Ayuntamiento de relegar sus mercadillos a plazas sin flujo turístico

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Cerca de 60 artesanos locales abandonarán Torremolinos a partir de octubre para vender sus productos en otros municipios de la provincia. Estos creadores, entre los que figuran diseñadores, fotógrafos, pintores, ilustradores o ceramistas, señalan al Ayuntamiento como único responsable de este traslado «forzoso». La negativa de la concejala de Cultura, Aída Blanes, a permitir que la asociación Atenea instale en la plaza de La Nogalera al menos dos días a la semana el mercadillo donde los artesanos venden sus artículos ha provocado que soliciten permisos, ya concedidos, en localidades como Málaga capital o Benalmádena. «Allí nos ofrecen más posibilidades. Es una pena, porque somos de Torremolinos y tener que marcharnos supone un problema para nosotros, pero no hay otra solución», explica la presidenta de la asociación, Andrea Zucas.

Asociaciones piden no ser utilizas «como armas arrojadizas»

Al Ayuntamiento de Torremolinos se le acumulan las protestas de asociaciones y colectivos. Ya en junio, varios activistas en la defensa de la diversidad sexual acusaron a Blanes de excluir al tejido asociativo de la organización del Orgullo LGTBI, un evento que consideran que cada año está «más politizado y es menos reivindicativo». También el procedimiento de justificación de las subvenciones recibidas por las asociaciones de Torremolinos en la anterior legislatura ha levantado ampollas entre varios colectivos, que acusan al PSOE, que gobierna en minoría, de utilizarlos como «arma arrojadiza» contra el PP, que encadenó cinco mayorías absolutas hasta 2015 y ahora lidera la oposición. A petición del interventor, el Ayuntamiento abrió el año pasado una treintena de expedientes para comprobar el destino de las ayudas públicas de más de mil euros otorgadas desde 2011. Varias asociaciones consultadas por este periódico reclaman «mayor atención» y denuncian que, pese a tener citas con Blanes, la concejala «nos acaba derivando a los técnicos, cuando la mayoría de asuntos que nos preocupan dependen de decisiones políticas».

El escaso flujo turístico registrado en otoño e invierno en las plazas ofrecidas por el Ayuntamiento hace «inviable» que los artesanos vendan sus productos sacando la rentabilidad necesaria «para subsistir», de modo que la asociación solicitó permiso al Consistorio para instalar su popular mercadillo en la plaza de La Nogalera. «Ni siquiera pedimos que sea durante los fines de semana, pero nos han dicho que no hasta en tres ocasiones», lamentan desde Atenea. Varios artesanos locales ya criticaron la posición del Ayuntamiento en agosto, cuando unos promotores jiennenses recibieron luz verde para montar un mercadillo en la plaza Costa del Sol, otro de los enclaves con mayor flujo de turistas y residentes del municipio. Los eventos programados por la asociación de artesanos torremolinenses, sin embargo, quedaron relegados a plazas menos concurridas, como Chiriva o San Miguel, pese a que la estética de su mercadillo es homogénea «y cuidada», a diferencia del organizado en la plaza Costa del Sol, y los artículos que se venden están hechos a mano.

En La Nogalera se programan con regularidad conciertos, exposiciones, carpas y eventos de todo tipo. Salvo que se produzca un acuerdo de última hora, los artesanos ya han fijado el 30 de septiembre como último día para vender sus productos en Torremolinos. Luego se marcharán a localidades como Frigiliana, Benalmádena o Málaga, que ofrece espacios «privilegiados» como Muelle Uno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos