El PP apuesta por el exedil Rafael Obrero como candidato a la Alcaldía de Benalmádena

Rafael Obrero, en una reunión con Elías Bendodo en la sede provincial del partido. :: sur/
Rafael Obrero, en una reunión con Elías Bendodo en la sede provincial del partido. :: sur

Este agente de la Policía Local es miembro de la gestora que dirige el partido en la ciudad, que celebrará su congreso antes de finales de enero

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

El exconcejal Rafael Obrero es la apuesta del PP de Málaga como candidato a la Alcaldía de Benalmádena en las elecciones municipales de 2019, según confirmaron a este periódico fuentes consultadas. Con esta elección los populares despejan la incógnita sobre su cabeza de cartel en una de los grandes ciudades y donde el partido está regido por una gestora desde el pasado junio.

Obrero, agente de la Policía Local, es miembro de esa gestora y es el elegido porque es «una persona de consenso, aúna el apoyo de todo el partido en la localidad, es muy conocido en el municipio y tiene experiencia en la gestión municipal», según destacaron las fuentes consultadas. A ello se une que por su juventud tiene mucho recorrido por delante y el PP busca hacer una apuesta política a largo plazo en Benalmádena, localidad gobernada desde las últimas municipales por el socialista Víctor Navas con el apoyo de los IU, Alternativa por Benalmádena, Costa del Sol sí de Puede y los tres ediles expulsados de Ciudadanos.

Rafael Obrero, que se reunió recientemente con el presidente del PP provincial, Elías Bendodo, y sustituirá a la exalcaldesa Paloma García Gálvez como cabeza de cartel electoral, fue secretario general del PP de Benalmádena entre 2006 y 2009 y concejal hasta 2015. En la etapa de Enrique Moya -político al que se siente muy cercano, según algunas fuentes- como alcalde fue responsable de las áreas municipales de Playas, Transporte y Movilidad, Juventud y Protección Civil.

Por otro lado, la comisión gestora que dirige el partido en Benalmádena tiene previsto convocar el congreso local que normalizará la situación orgánica antes de final del próximo enero. En ese cónclave está previsto que el nuevo presidente local sea Enrique Moya y el secretario general, Rafael Obrero.

La dirección provincial nombró la gestora el pasado junio tras la dimisión de la presidenta local Paloma García Gálvez, a quien el partido pidió mayor implicación en la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental y después de que hubiera ciertas desavenencias internas a nivel local. Enrique Moya preside esa gestora con el diputado provincial Víctor González como secretario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos