Antonio Linde: «Los rumores sobre una moción de censura en Torremolinos no tienen fundamento»

Linde, en los jardines del Palacio de Congresos de Torremolinos. /AG
Linde, en los jardines del Palacio de Congresos de Torremolinos. / AG

El nuevo portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento señala «carencias» en la gestión del PSOE pero descarta dar el bastón de mando al PP: «No hemos llegado a esa situación»

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Tras meses de discrepancias internas, Ciudadanos inicia una nueva etapa en el Ayuntamiento de Torremolinos. La formación naranja, llave de gobierno, ha designado a Antonio Linde nuevo portavoz tras la dimisión de Ángeles Vergara, una decisión forzada por la guerra abierta que mantiene el grupo municipal, con tres concejales. Linde señala «importantes carencias» en el PSOE, que gobierna en minoría, pero descarta plantear una moción de censura para entregar la vara de mando al PP. Profesor de secundaria, Linde estrena portavocía con el doble reto de sanar la brecha interna y reubicar a su grupo como actor determinante en la corporación municipal.

¿Cómo están siendo sus primeros días como portavoz del grupo?

–Bastante ajetreados, la verdad. Es una gran responsabilidad y un honor representar a los votantes de Ciudadanos y al pueblo de Torremolinos, pero también me produce respeto.

¿Buscaba su nombramiento?

–No lo buscaba. Trabajo como profesor y me gusta mucho la enseñanza, pero las circunstancias han planteado este reto y lo he aceptado.

¿Cuáles son sus objetivos para lo que resta de legislatura?

–De manera general, quiero conseguir una mayor integración del conjunto formado por la junta directiva local, la afiliación y el grupo municipal. También me gustaría mejorar la comunicación. Creo que la política es comunicación. No basta con poner en marcha determinadas cosas que sean relevantes, sino que han de ser mostradas al espacio público. Y necesitamos comunicar más y mejor.

¿Y en cuanto a política municipal?

–Quiero seguir un posicionamiento coherente hasta las próximas elecciones para que Ciudadanos juegue el papel centrista e independiente que nos corresponde.

¿Por dónde pasa ese posicionamiento que quiere seguir?

–No se escora hacia el PP ni hacia el PSOE, si es lo que me está preguntando. Aunque parezca un tópico, se escora hacia el bien público. Siempre habrá quien vea algo criticable en las decisiones que tomemos, pero eso va en el sueldo. Se ha hablado mucho de los evidentes agujeros y las facturas por pagar que dejó el PP en anteriores legislaturas, pero quien está gobernando ahora es el PSOE y nuestra labor en la oposición es controlar y fiscalizar el poder.

¿Qué valoración hace del papel que ha desempeñado Ciudadanos durante estos dos años y medio?

–Somos, como Podemos, una formación nueva. Tenemos muchas cosas que aprender y reconozco que a veces se ha notado esa bisoñez, pero creo que vamos a ir mejorando.

¿Pero qué valoración hace?

–Una valoración positiva. Teniendo en cuenta que no tenemos los medios de otros partidos con más representación, creo que nuestra labor, con sus claros y oscuros, ha tenido momentos relevantes. Hemos conseguido cosas importantes.

«Antes había opacidad, pero lo que hay ahora no es transparencia. Más bien, es una gestión translúcida»

¿Como cuáles?

–Por ejemplo, hemos presentado numerosas enmiendas a la reducción tan sustancial y necesaria del IBI. Y en el plano cultural hemos conseguido que se establezcan unas jornadas dedicadas a la música funky. Aunque parezca anecdótico, tiene su importancia. Hemos condicionado las políticas del equipo de Gobierno en algunos asuntos interesantes y ahora vamos a trabajar en la negociación del presupuesto para conseguir cosas importantes para los torremolinenses.

¿Entre sus objetivos figura reconducir la relación entre los concejales, bastante tensa?

–Si en algún momento han parecido tensas…

Sabe que lo han sido.

–No voy a entrar en ello. Mi obligación como actual portavoz es que haya armonía y unidad entre los concejales y actualmente la hay.

¿Cómo es su relación con el alcalde, José Ortiz?

–Mi relación con el alcalde ha pasado por momentos mejores, pero también por momentos más delicados. Hubo dos plenos en los que hizo alusiones improcedentes a mi actividad profesional y no quiso rectificar. Aquello generó tiranteces que forman parte del pasado. Ahora es una relación funcional.

No buena...

–Correcta. No voy a tomar copas con miembros de otros grupos municipales. Son relaciones estratégicas.

¿Y cómo se lleva con la líder del PP, Margarita del Cid?

–Tenemos una relación buena. Quizá porque no esté en el poder, no hemos tenido esas fricciones que se han generado con el equipo de Gobierno.

¿Se ha planteado una moción de censura en Torremolinos?

–Claramente no. Se han publicado cosas y hay rumores, pero no tienen fundamento ninguno, de verdad. Con ello no quiero decir que el PSOE lo esté haciendo bien, pero no hemos abordado esa posibilidad.

¿Hay motivos para plantearla?

–Es un procedimiento muy serio. Creo que hay que llegar a una situación extrema para promover una moción de censura y en Torremolinos no hemos llegado a esa situación.

«Quiero que Ciudadanos juegue el papel centrista e independiente que nos corresponde»

¿Qué asuntos de la gestión actual le preocupan más?

–Me inquietan los retrasos en proyectos bastante publicitados, como la peatonalización del centro. También me preocupa la situación económica del Ayuntamiento, en muy buena parte heredada del PP... Aunque tampoco me gustan las últimas modificaciones presupuestarias que el PSOE ha tenido que presentar porque las cuentas de la empresa municipal Samset no cuadraban. Se habían previsto 4,2 millones de euros, aunque hablo de memoria, y finalmente ha requerido un montante de más de seis millones.

¿Cómo valora esta primera etapa del PSOE en el Gobierno local?

–Muestran carencias importantes incluso en los puntos que presentan como fuertes, como la transparencia. Antes había opacidad, pero lo que hay ahora no es transparencia. Más bien, es un equipo de Gobierno translúcido; aparenta transparencia pero a menudo no cuenta con la oposición.

¿Cómo ve la crisis interna del PP?

–Aunque también suene a tópico, no voy a hablar de lo que ocurre en la casa de los demás.

Hablemos de la suya, entonces. Envió informes, junto a su compañero Ignacio Rivas, para que Ángeles Vergara dejara de ser portavoz...

–De asuntos internos no voy a hablar.

Tampoco parece una postura muy transparente.

–Bueno, una cosa es la transparencia y otra, el exhibicionismo impúdico (risas). Lo que puedo decir es que inicio con mucha ilusión este proceso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos