Obsesionados por la taza 'Chip' de Primark en Fuengirola

Un grupo de unas 20 personas consigue las suyas después de pasar varios meses a las puertas del establecimiento todas las mañanas

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

La Bella y la Bestia es, para muchos, la película más importante de todas cuantas ha producido la factoría Disney. Esa cuestión, unida al reciente 'reboot' del filme con personajes de carne y hueso; y, sobre todo, el elemento de la exclusividad, han sido los causantes de una enorme fiebre por un producto vendido por Primark: unas tazas que imitan a 'Chip,' el simpático personaje de la película.

Las pocas -e intencionadas- existencias de este producto han provocado en España y en otros países una fiebre por el mismo que se ha traducido en escenas de colas en las puertas de algunos Primark y hasta carreras por el local por ver quién era capaz de cogerlas primero de la estantería, máxime cuando éstas no llegaban todos los días a las tiendas.

Noticia relacionada

Esta locura en la que han participado fans de la pelicula y frikis en general de las colecciones, ha tenido su reflejo en Fuengirola, en donde un grupo de unas 20 personas acaba de conseguir sus tazas después de varios meses 'acampando' frente a las puertas del centro comercial todas las mañanas. Juanma, uno de estos fuengiroleños, señala que la semana pasada se pudo hacer con esas preciadas piezas que se revenden en internet a 50 euros, diez veces más de lo que cuestan en la tienda (5 euros). "Íbamos todas las mañanas y preguntábamos si habían llegado, y todos los días nos íbamos con la misma respuesta: aún no", relata. Sin embargo, a principios de julio tanto Juanma como varios de sus compañeros tuvieron que poner una hoja de reclamaciones en el local. "Después de pasar semanas en la puerta, un día llegamos y nos volvieron a dar la misma respuesta, así que nos fuimos. Cual fue nuestra sorpresa cuando nos enteramos que unas chicas que trabajan en una tienda de al lado las habían conseguido ese mismo día", explica. Al parecer, y según su relato, ese jueves las tazas sí habían sido enviadas a la tienda de Fuengirola, pero se habían quedado detrás de unas cajas, por lo que no se pudieron poner a la venta hasta mediodía, cuando las compraron las otras personas.

"Fue un golpe bajo. Tanto esfuerzo durante este tiempo, y para una vez que llegan se las llevan otra gente. Fue indignante y alguno que otro decidió abandonar", sostiene. Ese no fue su caso ni el de la mayoría, que después de mucho esperar a las puertas de Primark se hicieron con sus tazas la semana pasada.

Más productos, más colas

Sin embargo, la fiebre por los productos de La Bella y la Bestia de Primark no ha hecho más que empezar. Este vecino de Fuengirola explica que son muchos más los productos que sacará la empresa de la misma manera, por lo que es consciente de que volverá a 'acampar' frente a las puertas del establecimiento. "En estas próximas semanas vienen unos monederos del armario, de Dindon y de Lumiere, además del monedero de la tetera que ya se vendió primero", explica. Sin embargo, el 'premio gordo' es el que complementa a las tazas Chip, la tetera de la Señora Potts. "Estamos seguros de que vendrán pocas, así que tendremos que hacer lo mismo", señala Juanma, que añade: "Entiendo que habrá gente a la que le parezca absurdo que hagamos esto, pero a cada uno le gusta una cosa o quiere una cosa; como aquellos que esperan horas para ponerse en primera fila en un concierto. A nosotros nos interesa tener esta colección y por eso hacemos las colas", sentencia.

Fotos

Vídeos