La acumulación de broza en los pinares aumenta el riesgo de incendios

La falta de limpieza afecta a zonas recreativas e infantiles. :: a. g./
La falta de limpieza afecta a zonas recreativas e infantiles. :: a. g.

Tras la denuncia de una plataforma ecologista, el Seprona constata que la maleza alcanza un metro de altura en algunas zonas

ALBERTO GÓMEZ.

::La broza seca y las olas de calor resultan una combinación fatídica por su alto riesgo de incendio. Los bosques de pinos de Torremolinos, especialmente densos, acumulan cientos de metros cuadrados de ramas y hierba secas que en ocasiones supera el metro de altura, como ha constatado el Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil a raíz de una denuncia presentada por la plataforma ecologista Torrenatura. En su acta, los agentes corroboran que el enclave recreativo del pinar Molino del Moro, junto al Instituto de Educación Secundaria (IES) Costa del Sol, presenta falta de limpieza y abundante presencia de maleza y forraje seco.

Tras la inspección de la Guardia Civil, los servicios de limpieza del Ayuntamiento desbrozaron la zona, pero desde Torrenatura alertan de la existencia de otros posibles focos de incendio en los pinares. «La densidad de estos enclaves, la falta de limpieza y la hierba seca se suman a la presencia de vehículos pese a su prohibición y a las altas temperaturas. En caso de incendio, las llamas lo consumirían todo en cuestión de minutos», explica Sergio Morales, responsable de esta plataforma, que recomienda el aclareo del suelo forestal del municipio.

La necesidad de retirada de hierba seca no es el único problema que Torremolinos arrastra en materia medioambiental, un aspecto especialmente descuidado en los últimos meses. El Seprona también investiga el vertido de escombros en la zona verde ubicada al final de la Cañada de los Cardos por la presencia de amianto, trozos de vía pública y chapas de establecimientos hosteleros. Los olivos y matorrales de esta zona son utilizados a menudo como escombreras pese a tratarse de un terreno público, una situación que ha provocado las quejas de los vecinos, que reclaman al Ayuntamiento que vigile el entorno ante el frecuente vertido ilegal de basura y residuos.

El Consistorio también tiene pendientes la elaboración de un estudio de impacto medioambiental y el sellado del vertedero ilegal denunciado por la Unión Europea, que señaló a Torremolinos como único punto negro de Andalucía en el tratamiento de sus residuos. Bruselas exigió en marzo la clausura de este basurero al aire libre, un caso que se remonta más de una década atrás. La Junta de Andalucía, que abrió un expediente sancionador al Consistorio por este asunto en 2006, estima que el coste del sellado y la regeneración del vertedero podría superar los cinco millones de euros. El informe medioambiental debería haberse presentado en diciembre, según la resolución de la Unión Europea.

Fotos

Vídeos