Diario Sur

Una media de 33 viviendas se registran cada día en la provincia de Málaga para alojamiento turístico

gráfico

Turistas se dirigen hacia el Centro en busca de la vivienda reservada. / SUR

  • A este ritmo, para finales de verano las plazas de esta modalidad alojativa superarán a las actuales que ofrece el conjunto de hoteles de la Costa del Sol

El ritmo no decae, todo lo contrario. En el Registro de Turismo ya se habla de un repunte primaveral en la inscripción de viviendas con fines turísticos en la provincia. Y eso que las cifras ya son más que elocuentes de cómo se está transformando el sector del hospedaje en la Costa del Sol y, por ende, el inmobiliario. Diez meses después de la entrada de la primera normativa que regula las viviendas que se alquilan a turistas, una media de 33 inmuebles se destinan cada día en la provincia a alojamiento turístico. O lo que es lo mismo mil pisos o casas al mes se registran en Turismo para operar en el tan en auge mercado del alquiler vacacional, según los últimos datos facilitados por la Consejería de Turismo.

Esta eclosión de viviendas con fines turísticos, que el pasado mes de abril superaron la barrera de los 10.000 inmuebles en todo el litoral malagueño, ha provocado que en diez meses esta oferta alojativa sume ya 54.152 plazas. Una cifra que toma cuerpo si se tiene en cuenta que en la provincia el conjunto de los hoteles, sin computar los hostales y las pensiones, ponen en el mercado 79.029 camas. Es decir, las viviendas turísticas en diez meses suponen ya más del 68% de todas las hoteleras.

Desde Turismo advierten que de mantenerse este ritmo, en cuestión de quince meses desde la entrada en vigor de la normativa que las regula, es decir, para finales de este verano, las camas que ofrecen el alquiler vacacional habrán alcanzado a las de los hoteles. Hace escasos meses, la suma de éstas con las de los apartamentos turísticos desbancaron la hegemonía de los hoteles en la Costa. Ahora se da un paso más y bastará sólo la oferta de viviendas para turistas para volver a arrebatársela.

Las altas cifras de ocupación y la rentabilidad de estos inmuebles, que confirman las principales plataformas que ponen en contacto al cliente con el propietario de los mismos, han generado una nueva oportunidad de negocio, que algunos ya explotaban de forma alegal y a la que otros se suman al calor de mayores ingresos y menos riesgos. Un dato evidencia que esta modalidad se ha convertido también en objeto de deseo de inversores. El 33 % de los titulares de las viviendas con fines turísticos registradas no declaran el domicilio en la provincia malagueña, lo que supone que los dueños de más de 3.000 viviendas residen fuera de Málaga, de Andalucía y de España. Precisamente, un reportaje de la semana pasada del dominical británico The Sunday Times dedicaba una parte importante del artículo al potencial de Málaga ciudad para invertir en inmuebles con vistas al negocio turístico.

El tirón de la Costa del Sol y del despegue turístico de la capital es clave. Más de la mitad de las viviendas de alquiler vacacional de toda Andalucía se concentra en la provincia de Málaga, donde ya hay municipios como Mijas o Nerja en los que esta modalidad está muy por encima de la oferta hotelera. Concretamente, las plazas de inmuebles suponen un 437% y un 252%, respectivamente, de las de hoteles. Frente a ellos, Torremolinos se mantiene como destino hotelero. Eso sí, este volumen de viviendas vacacionales no ha restado negocio a los hoteles, que mantienen altas ocupaciones y siguen llenando muchos fines de semana. Lo que deja claro que son públicos completamente diferentes.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate