El edil de CSSP afirma ante la Fiscalía que Nozal se autoinculpó de delitos

Francisco Martínez Ávila (CSSP-Podemos).
Francisco Martínez Ávila (CSSP-Podemos). / I. G.
  • SUR completa la publicación de las grabaciones del ‘caso Mijas’ tras el primer paso judicial de ayer

Una semana después de que SUR hiciera públicas las conversaciones del ‘caso Mijas’ entre el presidente del PP local, Ángel Nozal, el edil popular Santiago Martín y el concejal de Costa del Sol Sí Puede, Francisco Martínez –en las que se le ofrece un trabajo a cambio de que firme una moción de censura– éste ha dado un nuevo giro tras la declaración de Martínez en calidad de testigo ante la Fiscalía de Málaga, que abrió diligencias de oficio el jueves pasado por esta causa. El edil ratificó ayer ante el fiscal las acusaciones sobre «cohecho y amenazas» desde el PP de Mijas, pero además Francisco Martínez afirmó en su declaración ante el ministerio fiscal que en la reunión celebrada en la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental, Nozal se habría «autoinculpado» de haber cometido una serie de delitos. «Además», añadió el edil de CSSP, «también he relatado al fiscal que en la conversación acusa a funcionarios del Ayuntamiento de Mijas de haber delinquido». Esta declaración es el primer paso judicial del ‘caso Mijas’ del que SUR termina hoy de publicar las grabaciones.

El ‘Chocolate’. «La corrupción está en la policía»

«Y ya te conté, Curro, que la corrupción está en la policía», asegura Nozal en la reunión. «A ese que yo puse y tuve que... ese era de mi partido», señala. «Yo tendría que haber hecho como en esta legislatura. Llevarlo a Fiscalía, pero yo hago las cosas de otra manera». Unos minutos después, hace referencia a un policía de Mijas: «Tú sabes que hubo una... el ‘Chocolate’, Alejandro. Buen chaval, pero Alejandro fumaba porros, que yo pienso que por fumar porros no se debe quitar a un tío de ser policía. Pero bueno, que fumaba porros y yo le admití. Porque yo dije, fumaría porros, pero le pillaron cuando estaba de alumno, pero, ¿él ha aprobado? Sí, ha aprobado, entonces lo admití», afirma.

La grúa municipal. «Ha cogido 10.000 euros el Kiko»

«Y mientras tanto la grúa funcionando como funcionaba», afirma Nozal. «Con un policía cargado encima y pagando dinero sin pasar por... En ese momento, el ya exconcejal popular, Santiago Martín, apunta: «Ha cogido 10.000 euros el Kiko» –en referencia al jefe de la Policía Local–, «un vez de...», momento en el que Nozal interrumpe: «un cheque de 6.000 y otro de 4.000 euros». «Lo sabemos porque estas cosas se saben; 10.000 euracos», añade.

El coche del «negro». «Un coche que estaba de baja y que había sacado...»

El líder del PP local insiste en el asunto de la Policía, y cuenta una historia sobre la que habría pruebas: «Tengo grabaciones en la que, un negro... bueno, soy muy amigo de los senegaleses, no sé por qué le digo negros (...) le para la policía nuestra, y le dicen, me da usted los papeles del coche, por favor. No, no tengo los papeles del coche pero hable usted con jefe policía que es el dueño del coche. ¿Qué jefe de policía? Sí, aquí en Mijas, tengo alquilado el coche al jefe de policía... Un coche que estaba de baja, y que había sacado...». «¿Del depósito de la grúa?», pregunta el edil de CSSP, a lo que Nozal asiente.

Ángel Nozal (PP).

Ángel Nozal (PP). / SUR

El interventor municipal. «¿Nos va a mandar un malagueño de 130.000 euracos al año?»

Pasados unos minutos, la reunión cambia de tercio y se refieren a los trabajadores del Patronato de Deportes, un asunto que se encuentra en estos momentos judicializado. «Paco (el interventor) está haciendo lo que quiere porque no... si el otro era igual. Lo que pasa que el otro sabía tanto del PSOE que los tenía cogidos de aquí. A mí no me tenía cogido por ningún lado», explica Nozal. «Un momento, un momento. Las elecciones las he ganado yo. Yo necesito hacer ésto. Dime la forma legal en que se puede hacer. Hicimos la renta básica, legalmente, bien. ¿Por qué no me mueves lo de los muchachos del deporte al Ayuntamiento de una forma legal que se pueda? Esto lo tengo más que hablado. Éstos no quieren porque el interventor dice que no. ¿Pero quién manda ahí? El interventor es de Málaga y gana 130.000 euracos al año. ¿Nos va a mandar un malagueño de 130.000 euracos? No, perdona, la legitimidad democrática es ésta, y estos tíos tienen que entrar en el Ayuntamiento...», asegura.

Vuelve al jefe de la Policía. «Qué hijo de puta. ¿A que canto?»

En el contexto de la conversación sobre la moción de censura, Ángel Nozal señala: «Te he dado los puntos clave», le dice a Martínez Ávila. «Lo de la policía va a explotar al nivel que sea. Es muy grave, un tío uniformado con una pistola siendo parte de... vamos a ver. Hay señores ahí, cuando los cinco que metieron en la cárcel, no eran cinco, eran bastantes más», apunta. A continuación, el presidente del PP explica el concepto de ‘denuncia criminis’ y el proceso judicial de los 5 policías que fueron acusados de una trama de tráfico de drogas, para añadir: «Y hubo determinado señor que por 10 minutos, por 10 minutos... porque se dirigía allí, y hubo alguien que le dijo, no vayas, porque vas tu también para adelante... y era el jefe». Lejos de acabar ahí, Nozal cuenta otro capitulo más en el que, según él, no se le retiraron las armas a los policías pese a haber una orden, y que los alijos de drogas incautados se guardaban en un pasillo «por el que pasaba todo el mundo». «Es para estremecerse, yo cuando oí todo esto le dije: No tienes mi confianza, ya no eres jefe de policía, vamos a dejarlo. Y no le toqué el sueldo. Y encima se atreve a ofenderme en público. Qué hijo de puta, ¿a que canto? ¿a cuánto le pueden condenar? Que ha venido a decir, por favor, por favor, que yo me he regenerado, que ya no tengo nada que ver con esto, que me he regenerado. ¿Qué hago? ¿me lo cargo en mi beneficio? (...) Y el hijoputa sabe que me tiene así, que me la tengo que tragar. Qué cabrón, qué hijo de puta», exclama.

Urbanismo. «Yo he prevaricado...»

Casi al final de la reunión, la conversación pasa al tema del urbanismo por boca de Nozal: «Si aplicamos el urbanismo como lo quieren aplicar (el equipo de gobierno) tienen que cerrar un montón de negocios. Entonces, cuando van con la ley en la mano, vamos a ver. Si yo he prevaricado por omisión al no cerrar el Corte Inglés, que estaba sin licencia. Ni el Open Cor. Y ahora hay un montón de negocios a los que no se les puede dar licencia de apertura porque están en suelo urbanizable programado que no tienen plan parcial. ¿Qué haces, te los cargas a todos? (...) Porque ellos piensan que tienen que cumplir y hacer cumplir la ley; tienen que cumplir y hacer cumplir la ley siempre y cuando sea posible y no se esté cometiendo un delito de apropiación indebida, de coacción. Este tío tiene una falta administrativa, vale, bien. La falta será del que le dejó construir en su momento, porque a los cuatro años cualquier delito urbanístico prescribe...».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate