Dos pequeños de 2 y 4 años desaparecen durante casi hora y media en Torremolinos

Dos pequeños de 2 y 4 años desaparecen durante casi hora y media en Torremolinos
/ Salvador Salas
  • El barrio se movilizó para encontrar a los hermano, que fueron localizados en el Bajondillo por agentes de la Policía Nacional

  • El Día del Padre acabó siendo la pesadilla para Miguel y Merián en La Carihuela

Lo que empezó siendo una agradable salida familiar por La Carihuela para celebrar el Día del Padre, acabó convertida en una pesadilla de la que Miguel y Merián no despertaron hasta casi una hora y media después, el tiempo en que sus dos hijos estuvieron desaparecidos. Los padres perdieron de vista a los niños, de dos y cuatro años, «un segundo», suficiente para que echaran a andar en sentido contrario. Habían dejado su bicicleta y su moto de plástico aparcadas en el paseo marítimo de La Carihuela y se perdieron entre la multitud de gente que abarrotó el litoral de Torremolinos el domingo. Miguel y Merián sabían que no les había dado tiempo a ir muy lejos, pero minutos después, cuando seguía sin haber rastro de los pequeños pese a las primeras búsquedas, el pánico se apoderó de ellos: «Pensamos que los habían secuestrado».

Todo sucedió muy rápido. «Ni nos dimos cuenta», explica su padre: «Un segundo antes les habíamos dado agua y estábamos cerrando la bolsa». El mayor continuó recorriendo el paseo, tal vez creyendo que sus padres lo seguían. Con solo dos años, el pequeño secundó sus pasos. A unos metros de distancia se encendieron todas las alarmas. Los padres avisaron a Emergencias y la Policía Nacional enseguida se volcó en la búsqueda. También decenas de vecinos y turistas comenzaron a rastrear todo el paseo marítimo para dar con los pequeños. «Hubo gente que llegó hasta Puerto Marina andando», recuerda su padre.

Angustia

Miguel y Merián se separaron para buscar por lugares diferentes. Su angustia, evidente por los gestos y los gritos con que trataban sin éxito de llamar a los niños, propició una red de solidaridad que movilizó al barrio torremolinense por completo. «Fue impresionante. La gente nos pedía fotos para ir mostrándolas. Algunos fueron a buscarlos a pie, otros en coche», narra Miguel. No hubo pistas sobre el paradero de sus hijos hasta una hora después de que desaparecieran, los sesenta peores minutos de las vidas de este matrimonio de 31 y 27 años: «Mi mujer se vino abajo, rompió a llorar. Creíamos que estarían cerca, pero conforme pasaba el tiempo y seguíamos sin encontrarlos… Pensamos de todo y nada bueno». Tras esa terrible primera hora de búsqueda, la Policía dio con algunos testigos que aseguraron haber visto a dos niños andando: «La gente los veía pero, como el paseo estaba lleno, pensaban que sus padres estaban al lado».

Los agentes necesitaron casi media hora más para encontrar a los pequeños exploradores: «No estaban asustados, al contrario. Iban andado tan tranquilos». La gente rompió a aplaudir. «Hasta les dieron unos helados». La Policía los llevó en coche hasta el encuentro con sus padres, que ahora quieren agradecer el esfuerzo de los agentes y los vecinos implicados, una marea humana que logró encontrar a sus hijos: «Hay mucha gente que nos ayudó a buscarlos y ni siquiera saben si aparecieron o no. Queremos que sepan que están bien y darles las gracias a todos».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate