Vecinos de Calahonda piden más vigilancia tras aparecer coches y locales calcinados

Un tercer vehículo calcinado ayer ha sido la gota que ha colmado la paciencia de los vecinos .
Un tercer vehículo calcinado ayer ha sido la gota que ha colmado la paciencia de los vecinos . / Iván Gelibter
  • Lo atribuyen a un indigente que ha sido detenido en dos ocasiones, y dicen sentirse «aterrados» por la situación

En la zona del Zoco de Calahonda, en La Cala de Mijas, hace casi dos meses que no hay niños que jueguen en el parque o familias paseando tranquilamente por sus calles, ya que se encuentran «aterrados» por una serie de sucesos de los que dicen conocer al culpable de todos ellos. Tal como relatan –y que además ha sido constatado por fuentes municipales–, a mediados de diciembre comenzó a aparecer por sus calles un indigente que, supuestamente, habría quemado varios vehículos y algunos locales comerciales, además de haber amenazado a algunos de los vecinos con un cuchillo, razones por las que ya ha sido detenido en dos ocasiones.

Carlos, uno de los vecinos afectados –y que se puso en contacto con este periódico ante el «miedo» que está pasando–, cuenta que lo primero que sucedió fue un coche que salió ardiendo, pero que los hechos se han ido sucediendo sin que, a su juicio, «nadie haya hecho nada». «Después de aquel episodio, este hombre de más de 40 años de edad y extranjero comenzó a pasearse por el centro comercial con un cuchillo en la mano, mientras muy sonriente amenaza a la gente que pasa por allí», relata. Tras aquel episodio, y según el relato de unos vecinos que ayer tuvieron una reunión para buscar algún tipo de solución, el indigente fue detenido, pero lejos de acabar con el problema, éste se hizo mayor. «Después de aquello este hombre volvió a pasearse por las calles, y sospechamos que como represalia por haberle denunciado, quemó un local comercial, otro vehículo y un contenedor», añade.

Cuchillo que fue retirado por la policía al indigente que pasea por la zona.

Cuchillo que fue retirado por la policía al indigente que pasea por la zona. / Iván Gelibter

Carlos dice estar «aterrado» como el resto de vecinos en una comunidad, señala, «muy tranquila». «Aquí el que menos lleva son diez o quince años, y ahora nos encontramos con miedo de salir con los niños a la calle por lo que pueda pasar». Sin embargo, lejos de ser el último episodio de esta historia, en la noche del miércoles al jueves un nuevo vehículo salió ardiendo, y consideran que esta vez ha sido «la gota que colma el vaso».

Tal como pudo saber SUR de fuentes relacionadas con la investigación, este individuo volvió ayer a ser detenido en relación a este suceso por el que tuvieron que acudir hasta tres vehículos de los bomberos, aunque desde el vecindario no tienen claro que vaya a desaparecer de la zona, y temen que esta nueva detención provoque otra oleada de represalias.

A última hora de ayer, fuentes de la Comunidad de Vecinos de El Zoco de Calahonda señalaron a este periódico que tienen la firme intención de, mediante un abogado, solicitar una recogida de firmas de los comerciantes y una solicitud al juzgado para que otorguen una orden de alejamiento de esta zona para este sospechoso de haber cometido las supuestas amenazas y quema de locales, mobiliario urbano y varios vehículos. «Pero desgraciadamente creo que una orden de alejamiento no servirá de nada mientras este individuo ande suelto por la calle», decía ayer otro vecino. Además, piden al Ayuntamiento que se «involucre» en este asunto y que no se ponga «de perfil».

Fuentes del Consistorio reconocieron ayer esta problemática, asegurando que ya se le ha detenido en dos ocasiones y que se le pide habitualmente la documentación, pero que depende «de la justicia» que no vuelva a ser puesto en libertad o que se tome alguna medida legal al respecto. Hasta entonces, los vecinos seguirán recorriendo la zona «con mucho temor».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate