Diario Sur

Enfermos de alzhéimer piden a las instituciones un transporte adaptado

Usan una caja de cervezas para poder acceder a los escalones. :: m. g.
Usan una caja de cervezas para poder acceder a los escalones. :: m. g.
  • La furgoneta de que dispone la asociación AFAM, con casi diez años, carece de rampa de acceso para personas con movilidad reducida

La Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer de Mijas (AFAM), que atiende a 20 usuarios con edades entre los 64 y los 84 años en fases 1 y 2 de la enfermedad, reclama un transporte adaptado a sus necesidades, cuyo coste es de 30.000 euros. Desde hace nueve años, este colectivo, cuya sede se encuentra en Mijas Pueblo, cuenta con la misma furgoneta a la que le entra agua cada vez que llueve tras un golpe que recibió en la luna delantera. El vehículo está muy mal de chapa y pintura. El suelo se está levantando y la goma se está deshaciendo. Para colmo, cada vez que los enfermos deben entrar en la furgoneta utilizan, como escalón, una caja de cervezas tapada que hace las veces de una rampa. De los 20 usuarios, salvo dos que son llevados por los hijos y otros dos que van andando, todos los demás necesitan el transporte para llegar hasta la sede. Entre ellos, hay cinco de Las Lagunas y uno de Fuengirola.

«Un transporte adaptado cuesta 30.000 euros. Necesitamos que nos ayuden las instituciones. Nuestros usuarios suben a la furgoneta a través de una caja de cervezas que nosotros adaptamos para que no resbalen al apoyar el pie», expresa Mari Carmen López Gutiérrez, gerente de AFAM y psicóloga desde octubre del pasado año.

Uno de los enfermos es una señora mayor en silla de ruedas (en fase avanzada de alzhéimer), con lo que deben hacer un gran esfuerzo para que suba a la furgoneta, ya que apenas se mantiene en pie. Es un riesgo para la asociación y para esta usuaria. «La situación es penosa. Hemos pegado en todas las puertas para lograr el transporte que necesitamos: Ayuntamiento, Diputación Provincial y Junta de Andalucía, además de la Caixa», añade la gerente, quien desea que se solucione esta urgencia cuanto antes.

AFAM da un servicio muy importante en el municipio de Mijas a enfermos de alzhéimer.Sin el servicio de transporte, no podrían desplazarse hasta la sede numerosos usuarios, ya que el tratamiento en Fuengirola resulta «más caro y la mayoría de ellos no se lo puede permitir. Casi todos los abuelos tienen pensiones no contributivas o pagas mínimas», insiste López.

Por su parte, María del Mar Navas, auxiliar de Geriatría y conductora de la furgoneta, también explica las causas de esta demanda. «Llevamos casi una década con una furgoneta Mercedes Sprinter, que fue cedida por ADIMI (la Asociación de familiares de Discapacitados de Mijas). Cuando nos la cedieron, estábamos moviendo documentos para adquirir una, pero llegó la crisis. Esta furgoneta estuvo mucho tiempo parada antes de que nos la cedieran, porque había tenido un golpe en la luna delantera y cuando llueve entra agua. Está muy mal de chapa y pintura, el suelo está levantado y la goma se está deshaciendo», se lamenta la conductora, que añade que «es urgente contar con un transporte nuevo; la asociación debe avanzar».

Es el tercer año consecutivo que reclaman desde la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer un transporte adaptado a estos enfermos. «Hay personas mayores que necesitan un transporte y no está en condiciones. Tenemos dos casos de personas mayores, cuyos hijos están en el extranjero, y es la pareja la que cuida de él, que tiene alzhéimer, porque no puede traerlo a la sede de la asociación», explica la gerente. Uno de losenfermos es Lázaro Burgos, de 83 años. Su hijo, Manuel Burgos, de baja por accidente, exige que haya un nuevo medio de transporte.