Diario Sur

Torremolinos lleva años sin regularizar los pluses de productividad de su plantilla

El secretario municipal y la concejala de Personal, durante un anuncio a la plantilla del Ayuntamiento.
El secretario municipal y la concejala de Personal, durante un anuncio a la plantilla del Ayuntamiento. / A.G.
  • Estas retribuciones se otorgan de forma mensual y fija desde hace lustros pese a que la ley señala que deben tener carácter excepcional y no periódico

El Ayuntamiento de Torremolinos carece de un documento o programa que regule los pluses de productividad de su plantilla, que cada año ascienden a cerca de tres millones de euros, según reveló Costa del Sol Sí Puede en el último pleno. Fuentes municipales reconocen que estas retribuciones llevan lustros otorgándose «de forma arbitraria» y mensual, pese a que la ley establece que «tendrán carácter excepcional y no podrán ser fijas en su cuantía ni periódicas en su devengo». Como el Consistorio tampoco dispone de una Relación de Puestos de Trabajo (RPT), los complementos por productividad constituyen una potestad discrecional de la administración, por lo que su asignación es libre siempre y cuando se ajuste a la normativa.

La ley que regula el régimen de las retribuciones de los funcionarios de la administración local detalla que los pluses por productividad «están destinados a retribuir el especial rendimiento» y que su concesión «debe realizarse en función de circunstancias objetivas», sin que originen ningún tipo de derecho individual y debiendo ser públicos. En Torremolinos, sin embargo, la periodicidad mensual de estos complementos ha provocado una situación anómala que la RPT puesta en marcha recientemente corregirá en los próximos meses. Este documento técnico analizará los empleos públicos «uno por uno» para adecuarlos a las necesidades reales del Ayuntamiento y permitirá la promoción de los trabajadores.

El procedimiento, que está siendo consensuado con los sindicatos y coordinado por el secretario municipal, incluye la erradicación de posibles situaciones irregulares, por lo que la concesión mensual y arbitraria de pluses de productividad será previsiblemente uno de sus principales escollos. A estos pluses se suman los complementos en concepto de «funciones superiores», retribuciones que, según el Área de Personal, están fundamentadas en un convenio y se justifican por el desempeño de «trabajos de superior categoría». Según ha podido saber este periódico, el Ayuntamiento ya ha comenzado a retirar los complementos a una treintena de empleados, como el exinterventor accidental.

La gestión de los recursos humanos constituye uno de los históricos espacios sombríos del Consistorio, que bajo mandato del PP llegó a mantener a cientos de empleados municipales encadenando contratos temporales durante años, en algunos casos hasta casi dos décadas, pese a que legalmente les correspondía la condición de indefinidos. La presencia de ramas familiares completas en la plantilla del Ayuntamiento y sus empresas municipales ha supuesto otro objeto de crítica habitual por parte de los partidos que forman parte de la corporación. Entre los casos más llamativos destaca el de la jefa de Personal, cuyos tres hermanos trabajan en distintas áreas del Consistorio, por lo general con sueldos superiores a los de la mayoría de sus compañeros de departamento. Dos de ellos reciben pluses de productividad.

Con independencia del salario base, las retribuciones por funciones superiores llegan a alcanzar los 1.866 euros mensuales, como en el caso del asesor jurídico municipal nombrado por el PSOE tras su llegada a la Alcaldía en 2015. Costa del Sol Sí Puede ya ha solicitado que estos complementos sean públicos «y se ajusten a la legalidad». Desde el equipo de gobierno recuerdan que la RPT debía haberse puesto en marcha en 2007, después de que el Ayuntamiento recibiera una condena por no ordenar su personal, y sostienen que el documento está siendo consensuado «con todos los sindicatos» y no conllevará «ningún despido» sino «una garantía» para que los trabajadores mantengan sus puestos con independencia del partido que gobierne. Por su parte, el PP acusa a los socialistas de aumentar el gasto de estos complementos en 485.032 euros desde su llegada al poder.