Diario Sur

Torremolinos adeuda más de 600.000 euros por nuevas sentencias desfavorables

La última sentencia firme es del TSJA por acoso laboral a un bombero en 2003, bajo mandato del PP.
La última sentencia firme es del TSJA por acoso laboral a un bombero en 2003, bajo mandato del PP. / Alberto Gómez
  • Dos de estas decisiones firmes proceden de causas abiertas por funcionarios que denunciaron por acoso al Ayuntamiento en anteriores legislaturas

Ayuntamiento de Torremolinos incluirá en los presupuestos de 2017 una partida destinada a pagar las sentencias desfavorables acumuladas en el último año y medio, que ascienden a 617.000 euros, según un informe del interventor municipal. Dos de estas decisiones judiciales firmes proceden de causas abiertas por funcionarios que denunciaron al Consistorio por acoso en anteriores legislaturas. En el último de estos casos, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) reconoce que, bajo mandato del exalcalde Pedro Fernández Montes (PP), el Ayuntamiento mostró una actitud «agresiva, opresiva y persecutoria» después de que algunos bomberos reclamaran mejoras en los materiales del servicio. Una jueza llegó a considerar probado que un trabajador padeció «un estrés laboral que le ha provocado un trastorno depresivo mayor, crónico y grave». El Consistorio deberá abonar cerca de 300.000 euros por este caso.

El informe del interventor revela que Torremolinos arrastra una deuda municipal superior a los 180 millones de euros, una cantidad que ascendía a 197 millones euros en junio del año pasado, cuando se produjo el cambio de mandato. El PSOE, que desde entonces gobierna en minoría, debe ahora negociar con la oposición el presupuesto del próximo año, que ronda los 100 millones de euros. Del total de la deuda, más de 87 millones nunca han sido incluidos en las cuentas del Ayuntamiento, según informó el interventor a los portavoces municipales la semana pasada.

Entre esta deuda sin contabilizar destacan los más de 17 millones que Torremolinos debe pagar al Ayuntamiento de Málaga por los servicios prestados durante la segregación de la antigua barriada. Pese a que la sentencia es firme desde 2008, el Consistorio torremolinense nunca ha incluido su deuda con la capital en las cuentas municipales y no concretó un plan de pagos hasta comienzos del año pasado. Este extremo llegó a despertar las críticas del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, que en 2012 aseguró que «lo normal entre administraciones responsables y cumplidoras de la ley es acatar las sentencias».