Diario Sur

El éxito de la solidaridad en Fuengirola

Imagen del interior de la gigantesca nave instalada por el Ayuntamiento de Fuengirola en la Plaza de la Constitución para la celebración del Rastrillo Solidario. :: miguel gámez
Imagen del interior de la gigantesca nave instalada por el Ayuntamiento de Fuengirola en la Plaza de la Constitución para la celebración del Rastrillo Solidario. :: miguel gámez
  • Dieciséis colectivos se implican en el décimo Rastrillo Solidario, que ha convocado a miles de personas el pasado fin de semana

fuengirola. Miles de personas han pasado durante tres días por la décima edición del Rastrillo Solidario de Fuengirola, un evento llevado a cabo en la Plaza de la Constitución. Desde el pasado viernes por la tarde hasta anoche, 16 colectivos han tenido la oportunidad de dar a conocer su labor al público, de vender artículos de segunda mano o artesanales, realizados por voluntarios o por los propios usuarios (muchos de ellos, enfermos) y de recaudar fondos para tales entidades benéficas de la Villa Blanca y de Mijas.

Ha llovido desde que en 2007 se celebrara, en el recinto ferial, el primer año de esta iniciativa que sirve para conocer la verdadera dimensión de las personas necesitadas.

El concejal de Asuntos Sociales, Francisco José Martín, recuerda los inicios como si fuera ayer: «Empezamos con seis asociaciones (Asociación Española Contra el Cáncer, Cuidados del Cáncer, Fuensocial, Cooperación Honduras, Cruz Roja y la Asociación del Síndrome de Williams, que ya no está), a las que se sumaron en ese primer año dos más, Mujeres en Igualdad y la Asociación de Mujeres Internacional Costa del Sol. Vi que a estas asociaciones les faltaban recursos para seguir funcionando y llevar a cabo los talleres que tenían en marcha. Ya había rastrillos en Marbella y en Málaga, y pensé que por qué no podían hacerse en Fuengirola. La Junta de Andalucía les debía mucho dinero. Y esto es una forma de autofinanciarse».

Elia Herrero, de Mujeres en Igualdad, rememora «el gran ambiente que había el primer año, en una caseta de una peña del recinto ferial, aunque al ser la novedad no era un evento tan conocido ni tenía tanta vistosidad», comenta la representante de este colectivo que está presidido por Cristina Bornao.

Además de las asociaciones mencionadas (salvo Fuensocial, que este año ha declinado la invitación), también han participado AVOI (Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil), AFA (Asociación de Familiares de enfermos de Alzheimer), APAFFER (Asociación de Pacientes con Fibromialgia, Fatiga Crónica y otras Enfermedades Reumáticas), Adintre, Red Madre, Cáritas del Rosario, Cáritas San José, Málaga Acoge, Queremos Ayudar (a necesitados) y Lunasol (a discapacitados).

Hervidero de personas

La gigantesca nave instalada por el Ayuntamiento para que los colectivos de carácter social puedan hacer sus ventas se ha convertido estos días en un hervidero de personas concienciadas con cada uno de los proyectos y deseosas de colaborar con la compra de objetos, algunos desde 50 céntimos y la gran mayoría de ellos por 2 o 3 euros.

La ropa de fiesta de Cudeca, que celebrará en 2017 su 25 aniversario, los dulces y libros de Málaga Acoge, las colchas hechas a mano de Adintre, los nacimientos de Cáritas San José, los saquitos de semillas para dolores musculares de APAFFER, los zapatos de flamenca de AFA o la cerámica de Mujeres Internacional Costa del Sol son algunas muestras de productos realizados con pasión durante meses u ofrecidos a bajo precio para obtener algo de dinero para una causa digna.

«Este evento nos sirve para llegar a un público diferente, conocer a otras asociaciones y recaudar fondos», expresa Katie O'Neill, coordinadora de las tiendas benéficas de la Fundación Cudeca, que abrió la primera en Fuengirola.Natalia Lezcano, de Adintre, valora «el compromiso de mi hija Almendra, de solo 14 años, ayudando a la gente que duerme en la calle».

Asun Sobrino, de Red Madre, recuerda que ofrecen «asesoramiento, acompañamiento y ayuda a embarazadas que se han quedado sin trabajo, sin pareja o tienen dudas de seguir con el embarazo, a través de abogados, ginecólogos y psicólogos».

Celia Salguero, de Cáritas San José, sin parar de vender papeletas para el sorteo de una colcha de patchwork para matrimonio, resalta «la importancia de todas las asociaciones, cada una aportando su trabajo realizado» y muestra «el agradecimiento al ayuntamiento por cedernos todo este espacio sin que paguemos nada». Vecinos o turistas, de todas las edades, han comprobado que el Rastrillo Solidario es sinónimo de cohesión social. Fuengirola tiene alma solidaria.