Diario Sur

Torremolinos arrastra una deuda superior a los 180 millones de euros

El nuevo plan económico para sanear las cuentas municipales deberá ser trasladado al pleno.
El nuevo plan económico para sanear las cuentas municipales deberá ser trasladado al pleno. / A. G
  • El interventor certifica que el PP dejó las arcas locales con casi 200 millones en números rojos, una cifra que ya se ha reducido más de un ocho por ciento

Tras meses de polémica, el interventor municipal zanjó ayer las incógnitas en torno a la deuda total del Ayuntamiento de Torremolinos. El habilitado nacional comunicó a los cinco grupos políticos representados en la corporación que las arcas locales arrastran más de 180 millones de euros en números rojos, una cifra que en junio del año pasado, cuando el Partido Popular fue desalojado de la Alcaldía tras veinte años de mandato de Pedro Fernández Montes, ascendía a 197 millones. De esta cantidad, según el informe elaborado por el interventor, más de 87 millones nunca han estado reflejados en las cuentas del Consistorio, un escenario que complica la elaboración de los nuevos presupuestos y avala las conclusiones de la auditoría externa, que en octubre reveló decenas de irregularidades cometidas durante la anterior legislatura en materia contable.

El Ayuntamiento convocó ayer una junta extraordinaria de portavoces para informar sobre la certificación de la deuda municipal, un asunto que ha sido objeto de polémica desde el inicio de la legislatura. En el pleno de investidura que otorgó al socialista José Ortiz la vara de mando del Consistorio, Fernández Montes aseguró que dejaba una «deuda exigible» de únicamente 3,9 millones de euros, como consta en el acta de aquella sesión. En julio del año pasado, el concejal socialista Pedro Pérez afirmó que Torremolinos mantenía deudas por un importe total cercano a los 200 millones, una cantidad similar a la destapada ayer por el interventor.

Reacciones

Los populares, que entonces solicitaron que el débito fuera certificado por el Área de Intervención, anuncian ahora que pedirán «documentación adicional» porque «hay cosas que queremos comprobar» y sostienen que el interventor «aún no ha entregado un certificado», aunque el resto de grupos coinciden en señalar que el habilitado nacional informó ayer «verbalmente y por escrito» sobre cuál es la deuda actual, en concreto a fecha de 20 de octubre, y cuál era a 1 de junio de 2015.

La confirmación del mal estado de las arcas municipales provocó una ola de reacciones entre la corporación. La portavoz socialista y primera teniente de alcalde, Maribel Tocón, califica de «nefasta» la gestión del PP y apela a «la responsabilidad» de los grupos municipales para sacar adelante las cuentas de 2017 con el objetivo de evitar prorrogar «unos presupuestos ilegales», en referencia al documento económico elaborado por los populares a finales de 2014, aún vigente después de que la propuesta financiera presentada por el PSOE en junio de este año fuera bloqueada por la oposición. Por su parte, Costa del Sol Sí Puede afirma que la situación económica actual obligará «a restringir gastos, revisar ordenanzas fiscales y ajustarse a un plan de saneamiento» y Ciudadanos, que ya había denunciado públicamente que una deuda tan elevada «hipoteca el futuro de Torremolinos», insta al Gobierno socialista a «ajustarse a la legalidad» para evitar errores pasados.

Desde junio de 2015, la deuda se ha reducido en más de 16 millones de euros, hasta los 180 millones. Paradójicamente, el plazo de pago a proveedores se ha disparado hasta los 155 días, una situación que el PSOE achaca a las sentencias contra el Ayuntamiento que han tenido que ser abonadas «de forma inmediata», entre ellas dos decisiones judiciales firmes relacionadas con acoso laboral a personal municipal por parte del Consistorio en 2004 y 2010.