Diario Sur

El mobiliario cedido al Ayuntamiento por un hotel acaba en la sede del PSOE

Momento en que las sillas fueron instaladas en la sede socialista.
Momento en que las sillas fueron instaladas en la sede socialista. / SUR
  • La oposición critica «el uso partidista» de recursos municipales y los socialistas alegan que se trata de «un error humano involuntario»

Parte del mobiliario donado por un hotel al Ayuntamiento de Torremolinos acabó el viernes instalado en la sede del PSOE, que gobierna en minoría. El Partido Popular, en la oposición, acusó entonces al equipo presidido por el alcalde, José Ortiz, de «utilizar recursos municipales con fines partidistas», en referencia al traslado de decenas de sillas por parte de trabajadores del Área de Servicios Operativos, y en vehículos pertenecientes al Consistorio, a la sede socialista. El Gobierno local abrió una investigación interna que concluyó ayer con un informe de la jefa del Área, que achaca la instalación del mobiliario «a un error humano involuntario». Los populares, sin embargo, recuerdan que las sillas de la sede del PSOE fueron sustituidas por el nuevo mobiliario cedido por el Hotel Riu Belplaya, que está reformando sus habitaciones.

La cadena hotelera donó la semana pasada medio millar de sillas de salón-comedor, cien sillas de aluminio y 25 mesas al Ayuntamiento «con la única finalidad de equipar a los centros municipales» pertenecientes a Bienestar Social. Pese a esta condición, los trabajadores de Servicios Operativos colocaron parte del mobiliario en la sede socialista y cargaron uno de sus vehículos con las antiguas sillas del PSOE, que a su vez fueron trasladadas a un centro de mayores. El PP califica la operación de «bochornosa» y asegura que estudiará si los hechos podrían ser constitutivos de un delito de prevaricación. «Aprovechan recursos del municipio en beneficio propio y subestiman a los vecinos», afirma la concejala popular Encarnación Navarro.

En un primer momento, el PSOE aseguró que la peculiar renovación de su mobiliario «no atendía a ninguna orden y se hizo sin el permiso necesario». Los populares acusaron al equipo de Ortiz de «tener sumido al Ayuntamiento en el caos y responsabilizar y perseguir a los trabajadores para culpar a alguien de su falta de competencia». Los socialistas contraatacaron asegurando que el PP «ha estado comportándose como si Torremolinos fuese su cortijo durante veinte años» y aseguran que la polémica «es una cortina de humo para ocultar las auténticas barbaridades que pone de manifiesto la auditoría», en referencia al análisis financiero externo que revela decenas de irregularidades cometidas en materia contable durante la anterior legislatura, bajo mandato popular.

El Ayuntamiento se aferró ayer al informe de la jefa de Servicios Operativos, que aclaró que la sustitución del mobiliario se debió a un «error» después de que los operarios recibieran la orden de trasladar las sillas «adonde antes de encontraban los antiguos grupos políticos». Este espacio, que antes ocupaban las sedes del PSOE, el PP e IU, está destinado desde el año pasado a fines sociales.

La explicación, sin embargo, no convenció a la oposición. Los ediles del PP solicitan que el concejal de Servicios Operativos, Jesús Díaz, «asuma su responsabilidad» y se muestran sorprendidos por el hecho de que «nadie en la sede del PSOE se extrañase» del cambio de mobiliario. Por su parte, Costa del Sol Sí Puede exige «explicaciones del uso partidista de sillas, caiga quien caiga». También Ciudadanos reclama «más información» sobre el asunto y ayer presentó un escrito dirigido a Díaz con el objetivo de recibir «explicaciones claras y concisas» sobre el cambiazo de las sillas de la discordia, que ya han sido sacadas de la sede del PSOE.