Diario Sur

CSSP advierte al PSOE de que no apoyará el presupuesto si no se aceptan sus «líneas rojas»

  • El partido instrumental de Podemos supedita su respaldo al documento, tumbado este año, «al cumplimiento» de la Ley de Transparencia

Los presupuestos municipales prometen volver a traer cola en Torremolinos, la única localidad malagueña de más de 50.000 habitantes que no ha conseguido sacar adelante sus cuentas este año. Después de que la oposición tumbase la propuesta financiera presentada en junio por el PSOE, que gobierna en minoría, el alcalde, José Ortiz, optó por prorrogar el documento económico de su antecesor, Pedro Fernández Montes, para centrarse en trabajar en la redacción del presupuesto del próximo año. El regidor aseguró que las cuentas serían presentadas «en octubre o noviembre», pero lo cierto es que el Gobierno local aún no ha finalizado el proceso de elaboración del documento y ni siquiera cuenta con los apoyos del resto de grupos municipales. Costa del Sol Sí Puede advirtió ayer de que no apoyará a los socialistas «hasta que cumplan la Ley de Transparencia, empezando por el derecho a la información que nos está negando».

El partido instrumental de Podemos asegura «llevar meses esperando informes y documentación» sobre empresas municipales, pagos a proveedores, deudas y subvenciones. El portavoz del grupo, José Piña, sostiene que el PSOE conoce estas «líneas rojas» desde el 13 de septiembre: «Existen unos plazos legales para dar respuesta a cuestiones que se plantean desde los diferentes grupos municipales y no se están cumpliendo». La posición de Costa del Sol Sí Puede resultó fundamental para bloquear el presupuesto presentado por el PSOE en verano, meses después de lo previsto. Con su voto en contra, los tres concejales de Podemos decantaron la balanza hacia el lado del Partido Popular, que había anunciado su rechazo a las cuentas municipales un día antes del pleno.

Los populares, liderados por Margarita del Cid, alegaron que el presupuesto llegaba «tarde y mal». Por su parte, Ciudadanos e Izquierda Unida se abstuvieron «por responsabilidad política», aunque también mostraron su desacuerdo con el enfoque de las cuentas locales. En agosto, después de que la oposición denunciase «la falta de transparencia» del Gobierno de Ortiz, la portavoz socialista, Maribel Tocón, aseguró que «nunca antes ha habido tanta información en Torremolinos como ahora». Con todo, los socialistas necesitan el apoyo o la abstención de la oposición para sacar adelante su presupuesto.