Diario Sur

El PP propone un plan para evitar que los recibos del IBI aumenten en 2017

  • La anulación de las ayudas ilegales al impuesto, el más alto de la provincia, obliga a aprobar de forma urgente una estrategia de subvenciones

La regularización de las ordenanzas económicas y la anulación de las ayudas al Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), consideradas ilegales por el interventor y el secretario municipales, la Abogacía del Estado y el Defensor del Pueblo, provocarán un considerable aumento en los recibos del próximo año en Torremolinos, el municipio con el tipo impositivo más alto de la provincia pese a la bajada aplicada el pasado año por el Gobierno local. La corporación aprobó en el pleno de julio la elaboración de un plan de subvenciones para el período 2017-2019. Su puesta en marcha no resultaba urgente ya que el PSOE, que gobierna en minoría, había anunciado que mantendría las ayudas a empadronados. Sin embargo, la negativa de los dos habilitados nacionales del Ayuntamiento provocó que los socialistas dieran un paso atrás y anulasen la subvención, una medida que hace necesaria la aprobación urgente de un plan de subvenciones para que los vecinos no paguen hasta el doble de IBI en sus recibos de 2017.

El Partido Popular, en la oposición, presentó ayer una propuesta de ayudas ajustadas a la normativa. Los populares incluyen entre los beneficiarios a los residentes en Torremolinos empadronados como mínimo desde hace dos años y al corriente del pago de sus obligaciones tributarias. La cuantía media del incentivo oscilará entre el 25 y el 45 por ciento de los recibos, en función del número de años de residencia, aunque podrá alcanzar el 50 por ciento en algunos casos, como pensionistas o familias numerosas, y hasta el 75 por ciento para familias de categoría especiales (con cuatro hijos y cuyos ingresos anuales, divididos por el número de miembros de la unidad familiar, no superen en cómputo anual el 75 por ciento del Indicador Público de Efectos Múltiples).

El incentivo también será del 50 por ciento en el caso de las viviendas de protección oficial. De aprobarse, estas ayudas tendrían cargo a los presupuestos municipales. La secretaria general del PP, Margarita del Cid, ya presentó en el último pleno una enmienda para que la mesa de trabajo del plan de subvenciones se reuniera en la primera quincena de noviembre y tuviera una propuesta definitiva en un plazo máximo de seis semanas.

En caso de que el plan elaborado por el PP salga adelante, los vecinos apenas notarían el cambio tras la anulación de las ayudas ilegales concedidas durante años. En 2006, el Gobierno de Pedro Fernández Montes (PP) subió el IBI hasta el 1,16 por ciento, el más alto del país al ser el tipo máximo permitido por ley. En 2015, pese a estar vigente el plan de ajuste, el PSOE lo bajó hasta el 0,98, aun así el más alto de Málaga.