Diario Sur

Los concejales de Torremolinos recibieron 40.000 euros del Ayuntamiento para ayudas sociales

Los concejales de Torremolinos se adhirieron durante años a un convenio para empleados municipales.
Los concejales de Torremolinos se adhirieron durante años a un convenio para empleados municipales. / A. G.
  • Los ediles se beneficiaron durante años de un convenio para empleados municipales que recoge subvenciones por tener hijos, comprar gafas, ir al dentista o jubilarse

El Ayuntamiento de Torremolinos pagó desde 2009 hasta 2015 más de 40.000 euros en concepto de ayudas sociales a los concejales tanto del equipo de Gobierno como de la oposición. Los ediles llevaban años adheridos al convenio sindical que contempla subvenciones de entre 25 y 4.100 euros para empleados municipales, ayudas que el actual Ejecutivo local frenó después de que la exinterventora municipal elaborase un informe el año pasado recordando que la ley reguladora de las bases del régimen local establece que las retribuciones de los concejales «son incompatibles con otros cargos a los presupuestos de las administraciones públicas». El PP y el PSOE, por su presencia casi hegemónica en la corporación en las anteriores legislaturas, han sido los grandes beneficiarios de estas prestaciones, que también fueron solicitadas por Ciudadanos.

Entre las ayudas recogidas en el convenio figuran 190 euros por casarse, 300 euros por tener un hijo, 610 euros por una ortodoncia, 270 euros por lentillas, hasta 1.500 euros por matricularse en un postgrado, en torno a 300 euros por escolarizar a los hijos desde la guardería al bachiller o 2.500 euros en caso de jubilación. El asunto fue destapado en 2015 por Costa del Sol Sí Puede, aunque hasta ahora el PSOE, que gobierna en minoría, no había facilitado ningún tipo de información sobre la cuantía de estas ayudas ni sobre sus beneficiarios. Un documento del Área de Personal revela ahora que desde 2009 hasta 2015 los ediles han percibido más de 39.000 euros en concepto de ayudas sociales.

Informe

En su informe, la exinterventora accidental mostraba su disconformidad por el abono de ayudas a los miembros de la corporación municipal y advertía de que que las retribuciones de los concejales podrían superar el límite bruto anual fijado por la ley. El documento concluía que «los concejales pueden cobrar salarios, indemnizaciones y dietas por asistencias. Fuera de estos conceptos no pueden recibir percepción económica alguna por falta de previsión legal al respecto». Sin embargo, estas ayudas han sido solicitadas y recibidas durante años por los concejales del Ejecutivo municipal y de la oposición, tanto en la época en la del exalcalde Pedro Fernández Montes como en los primeros seis meses de José Ortiz en la Alcaldía.

La concejala de Personal, Carmen García, no ha revelado los destinatarios de estas subvenciones apoyándose en un informe jurídico elaborado por el propio Ayuntamiento que desaconseja, «salvo consentimiento de los afectados», revelar qué concejales han recibido estas ayudas. Sin embargo, al tratarse de dinero público, la ley establece que los cargos políticos deberán dar a conocer la información relativa a las subvenciones y ayudas concedidas «con indicación de su importe, objetivo o finalidad y beneficiarios».

Costa del Sol Sí Puede ha anunciado que comprobará si estas cantidades se ajustan a las ayudas recibidas por los ediles. El portavoz del partido instrumental de Podemos, José Piña, ya aseguró que los vecinos «no entenderán cómo es posible que concejales que han estado cobrando 4.000 euros mensuales de media hayan cargado a las arcas municipales gastos personales como monturas de gafas o limpiezas dentales».

La adhesión al convenio resulta más sorprendente si se tiene en cuenta que Torremolinos es uno de los municipios andaluces más generosos en el número de dedicaciones exclusivas y parciales asignadas a su corporación. En la actual legislatura, 22 de los 25 concejales tienen salarios superiores a los 2.000 euros con independencia de si forman parte del Gobierno local o de la oposición. Torremolinos es también el municipio malagueño de menos de 75.000 habitantes que más dinero destina a sus grupos políticos municipales, en concreto 180.000 euros anuales.