Diario Sur

Benalmádena modifica su PGOU para las obras del kilómetro 222

El pleno aprobó la cesión de terrenos por unanimidad. :: a. g.
El pleno aprobó la cesión de terrenos por unanimidad. :: a. g.
  • El pleno acuerda por unanimidad la puesta a disposición de varios terrenos que se verán afectados por las mejoras en el acceso al municipio

::El Ayuntamiento de Benalmádena aprobó ayer de forma provisional y por unanimidad una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que permitirá poner a disposición de la Dirección General de Carreteras los terrenos afectados por el proyecto de mejora del acceso a Arroyo de la Miel desde el kilómetro 222 de la autovía del Mediterráneo A-7 anunciado por del Ministerio de Fomento. Los terrenos son pequeñas parcelas ubicadas en el entorno de Santangelo Norte, El Tomillar y el Cerro del Viento, con una difícil topografía cy en un emplazamiento «marginal» respecto a las zonas residenciales, según apuntó ayer el concejal de Urbanismo, Óscar Ramundo.

El Consistorio trasladará el expediente a la comisión provincial de urbanismo de la Junta de Andalucía para su aprobación definitiva tras el informe positivo del Consejo Consultivo del Gobierno autonómico. De esta forma, Benalmádena da un nuevo paso administrativo hacia la ejecución del proyecto, desbloqueado por el anterior equipo de Gobierno tras la obtención de una partida plurianual contemplada en los Presupuestos Generales del Estado (PGE). La remodelación de este punto tiene como objetivo acabar con los problemas de tráfico que se producen cada día en hora punta en uno de los principales accesos al municipio.

La situación se repite a diario desde hace años: los atascos provocan que los conductores que van a tomar el acceso tengan que esperar durante varios minutos en el arcén mientras a su izquierda el resto de vehículos circulan a velocidades propias de una autovía, sin posibilidad de mantener la distancia a la que obliga la ley y aumentando el riesgo de accidentes. El problema ha supuesto una piedra en el zapato de todos los alcaldes de Benalmádena desde hace dos décadas hasta que, en la anterior legislatura, la entonces alcaldesa, Paloma García Gálvez, anunció que el Ejecutivo central destinaría una partida de dos millones de euros para el inicio de las obras.

El Ministerio de Fomento abrió las ofertas presentadas en junio, último paso antes de adjudicar las obras, que tendrán un coste de 17 millones de euros, cantidad que se recogerá desde 2016 hasta 2021 en los PGE. Una glorieta, similar a la situada junto a Plaza Mayor, reducirá los problemas que cada día genera este tramo. El proyecto contempla un total de siete estructuras (dos pasos inferiores, la ampliación de un paso inferior ya existente y cuatro muros) e incluye pavimento fonoabsorbente en capa de rodadura y 876 metros de pantallas acústicas.

Circulación

La ejecución del proyecto resolverá los problemas de circulación en este nudo de comunicación vial, por el que transitan más de 15.000 vehículos cada día y que se ha convertido en la principal entrada a Benalmádena. Pese al desbloqueo del proyecto, el comienzo de las obras no ha cumplido los plazos prometidos por el PP. La diputada nacional Celia Villalobos aseguró en septiembre del año pasado que las obras se licitarían en octubre y arrancarían antes de que comenzara el actual ejercicio.

Aunque la campaña electoral del PP para las municipales se basó en la mencionada asignación presupuestaria -«Salimos del atasco», decían las vallas publicitarias instaladas por los populares-, el resultado de los comicios dejó a la formación liderada por Mariano Rajoy a cuatro concejales de la mayoría absoluta y, en el pleno de investidura, quince de los veinticinco ediles dieron su voto al candidato socialista, Víctor Navas, lo que impidió que García Gálvez viera crecer el proyecto desde la Alcaldía. El nuevo regidor ha acusado en varias ocasiones a los populares de «haber engañado a los vecinos con este tema durante los últimos años» tras conocer una respuesta parlamentaria en la que el Gobierno central reconocía el año pasado que solo había invertido 21.000 euros en la mejora del acceso.

La exalcaldesa acusó a su sucesor de «entorpecer el trabajo» de los técnicos del Ministerio de Fomento y recordó que el proyecto llevaba bloqueado desde 1992.