Diario Sur

Patricia Fernández, la niña de Fuengirola de 12 años con tumor cerebral, se someterá a un tratamiento especial tras la aparición de nuevos tumores

Patricia, con su madre, repasa un libro en su habitación.
Patricia, con su madre, repasa un libro en su habitación. / M. G.
  • La pequeña viaja hoy con sus padres a Madrid tras recibir el visto bueno del SAS

Patricia Fernández Jiménez, la niña fuengiroleña de 12 años que padece desde los siete años un tumor cerebral, así como también epilepsia y desorientación, viajará hoy lunes con sus padres, Pablo y Marisa, a Madrid para someterse en las próximas semanas a un tratamiento especial llamado Cyberknife tras la aparición de tres nuevos tumores en la cabeza durante el pasado mes de septiembre: dos nódulos de dos milímetros en el cuerpo del ventrículo izquierdo y un nódulo de 10 milímetros en el asta occipital del ventrículo lateral derecho.

Fue el viernes por la tarde cuando los servicios centrales del Servicio Andaluz de Salud (SAS) de la Junta de Andalucía, con sede en Sevilla, dieron el visto bueno a que Patricia Fernández reciba el tratamiento de radioterapia con Gamma Knife a nivel de las lesiones cerebrales, después de que hubieran sido enviado los documentos desde el Hospital Carlos Haya a Sevilla el pasado día 5 de octubre.

La diputada por el Parlamento de Andalucía Esperanza Oña se interesó personalmente por la situación de la joven el pasado jueves, cuando llamó por teléfono a la madre y le comunicó que había hablado con el consejero de Salud para agilizar los trámites acerca de la gestión de los documentos para la firma de aprobación del tratamiento, que es muy costoso. Las personas enfermas de cáncer no pueden someterse a este tipo de intervención en cualquier momento, pero los padres, que están sumamente preocupados por el estado de salud de su hija, consideran que no puede dilatarse más la situación y que es el instante de actuar, una vez que tenían en su poder el informe del radioncólogo.

Reconocimientos

«Desde el Instituto Madrileño Oncológico (IMO) nos comunicaron a finales de septiembre que Patri ya era candidata a someterse al tratamiento, que cuesta más de 100.000 euros. Ahora está fuerte para hacerlo. El año pasado estaba casi siempre con la tensión baja, su cuerpo no estaba para enfrentarse a algo así. No podemos esperar a que se ponga peor, y gracias a Dios ya viajamos a Madrid», expresó ayer la madre de Patricia, Marisa Jiménez, visiblemente emocionada.

Será hoy cuando viajen en tren, con el fin de acudir mañana martes al IMO para que le realicen numerosas pruebas y, a partir de la semana próxima, volverán a Madrid para comenzar el tratamiento mencionado en el Hospital San Francisco de Asís de la capital madrileña, una intervención que correrá a cargo del doctor Rafael García García.

La madre llegó a recoger casi 35.000 firmas a través de la plataforma Change.org para que Patricia pudiera ir al Instituto de Educación Secundaria Eduardo Janeiro de Fuengirola, donde cursa estudios, acompañada de su perra de asistencia médica, ‘Dora’, ya que el can anticipa las tres o cuatro crisis diarias que sufre la pequeña. Tuvo que recurrir a Change.org, porque Andalucía es una de las comunidades donde no hay una regularización específica para que los alumnos puedan acudir a los centros de enseñanza con perros de asistencia médica o con perros de terapia. Patricia tendrá que despedirse durante varias semanas de ‘Dora’, que mientras dure el tratamiento la esperará en K9 Málaga, la empresa donde es adiestrada.

«Con ‘Dora’ va muy bien, es una perra muy cariñosa. Pero no podemos arriesgarnos cuando tenga las defensas bajas. Llevamos año y medio detrás de este tratamiento. No todo el mundo puede tenerlo, ya que se da en tres o cuatro tipos de tumores. Como el resto de la metástasis está parada, me dijeron que es compatible», indicó Marisa.